Dieta líquida pre-operatoria antes de una cirugía bariátrica

La cirugía bariátrica brinda a los individuos con obesidad mórbida ayuda para perder peso al restringir el consumo de alimentos. Existen distintos tipos de cirugías, pero todas involucran dividir el estómago para reducir la cantidad de comida que puedes consumir. La cirugía de bypass gástrico es una cirugía mayor y conlleva ciertos riesgos. Seguir la dieta pre-operatoria recomendada por tu médico ayuda a disminuir el riesgo quirúrgico y acorta el tiempo de recuperación, además de prepararte para tus nuevos hábitos alimenticios después de la cirugía.

Fundamentos de la cirugía de bypass gástrico

Un tipo común de cirugía bariátrica es el bypass gástrico con Roux en Y (RYGB por sus siglas en inglés) que no sólo reduce el tamaño de tu estómago, sino que también limita la absorción de calorías evitando todo el paso de la comida por el estómago, duodeno e intestino superior; tu nuevo estómago se conecta directamente con tu intestino delgado. Después de la cirugía, tu nuevo estómago puede apenas contener unas cuantas cucharadas de comida. Con el tiempo, tu nuevo estómago (o "bolsa") puede estirarse para permitirte consumir más o menos una taza de comida a la vez, aún mucho menos que las 4 tazas que un estómago normal puede contener. Aún así, para mantener tu nuevo peso necesitarás hacer ejercicio de forma regular y tener hábitos alimenticios saludables.

Dieta antes de la cirugía

La mayoría de los cirujanos requiere que sigas una dieta estricta antes de la cirugía. Perder tanta grasa como sea posible, especialmente grasa abdominal, disminuye el riesgo quirúrgico. Dependiendo del tipo de cirugía que te practiquen, tu dieta pre-operatoria puede empezar desde tres semanas o hasta tres meses antes de la cirugía. Puede ser que tu médico no necesite que estés en una dieta líquida todo el tiempo, lo más común es que la dieta de líquidos deba iniciarse las dos semanas previas a tu cirugía. La dieta normalmente es baja en calorías, entre 800 y 1.200 calorías al día. Generalmente debes consumir bebidas sin azúcar, bajas en carbohidratos y altas en proteína. Las proteínas ayudan a conservar la masa muscular magra y ayudarte a una mejor recuperación de la cirugía. Espera consumir entre 70 y 120 gramos de proteína al día.

Siguiendo tu dieta pre-operatoria

Cambiar tu dieta antes de la cirugía te prepara física y mentalmente para tu nuevo estilo de vida después de tu operación. Tu fuerza de voluntad y habilidad para seguir las recomendaciones hechas por el equipo al cuidado de tu salud y llevar a cabo los cambios necesarios en tu dieta y rutina de ejercicio también ayudarán a determinar si la cirugía de bypass gástrico es adecuada para ti. Tu médico puede posponer la cirugía si no llevas a cabo los cambios necesarios. Tu dieta antes de la cirugía también te prepara para la dieta pos-operatoria, que limita el consumo de carbohidratos, grasas y azúcar.

Dieta pre-operatoria no líquida

Si te permiten empezar con una dieta de alimentos sólidos para progresar a una dieta de líquidos lo recomendable es que no tomes bebidas alcohólicas, que limites los azúcares, incluyendo la soda, y el consumo de carbohidratos, especialmente granos refinados y vegetales ricos en almidón, que elijas productos lácteos bajos en grasa en lugar de los enteros, que limites en consumo de grasas saturadas y trans de alimentos fritos y que evites las comilonas. Si fumas, lo recomendable es que lo dejes. Tu dieta deberá consistir de carnes magras, mariscos, huevos, vegetales, fruta y granos altos en fibra como la avena con moderación. Puede que necesites agregar un suplemento proteico para incrementar tu consumo de proteinas sin la tener que consumir muchas calorías.

Consideraciones

Si no sigues por completo la dieta pre-operatoria, avísale a tu médico de inmediato. Tu cirujano puede recomendar el posponer tu cirugía para disminuir los riesgos quirúrgicos o relacionados a la anestesia.

Más galerías de fotos



Escrito por maura shenker | Traducido por karly silva