Dieta libre de lácteos durante la lactancia

Cuando se sospecha que un infante sufre una alergía a los lácteos, la madre lactante tiene dos opciones: darle fórmula a su bebé o evitar los lácteos ella misma mientras está lactando. Dado que se deben cumplir tanto las necesidades nutricionales de la madre como las del bebé a través de la dieta de la madre, los nutrientes de los lácteos deben ser reemplazados por otras fuentes alimenticias para la salud de la madre y del bebé.

Reemplazo de los lácteos

Cuando se elimina a los lácteos de tu dieta, los productos de soja son las opciones de reemplazo comunes. Las leches, quesos, yogures y helados de soya normalmente no contienen caseína o suero de leche, las dos partes de proteínas alergénicas de la leche de vaca y el queso. Si también se recomienda evitar la soja, los productos de arroz pueden sustituir a los lácteos. Los quesos a base de arroz, sin embargo, pueden contener pequeñas cantidades de proteínas de la leche, por lo que las madres en periodo de lactancia deben comprobar las listas de ingredientes cuidadosamente en busca de caseína o suero de leche.

Fuentes de vitaminas y minerales

En lo que respecta a la ingesta de alimentos, las dietas sin leche pueden al menos satisfacer las necesidades nutricionales, así como las dietas que incluyen productos lácteos. Las vitaminas importantes como la D de los productos lácteos fortificados también se añaden a los productos de soja; las vitaminas B y C se pueden obtener de verduras verdes y frutas cítricas. La ingesta adicional de calcio de las almendras, los higos, la espinaca y algunos peces es esencial para el crecimiento de tu bebé y de tu propia salud ósea. Los granos enteros y los frijoles o nueces también aseguran niveles adecuados de zinc y fósforo.

Fuentes de lácteos ocultas que se deben evitar

Además de evitar la leche, el yogur, el queso y los helados, las madres en periodo de lactancia deben evitar fuentes ocultas de lácteos. La caseína y el suero de leche se pueden encontrar en bocadillos procesados, como las galletas dulces y saladas, en comidas cocidas al horno y congeladas de pasta, y en las barras de granola, cereales y muchos otros artículos de supermercado. La contaminación de los productos no lácteos, como embutidos en rodajas, que entran en contacto con los productos lácteos, como los quesos rebanados, pueden causar una reacción alérgica en niños extremadamente sensibles.

Calorías y grasas adecuadas

Las madres en periodo de lactancia requieren, en promedio, 500 calorías extra por día para proporcionar energía al cuerpo para amamantar a un bebé y 15 gramos más de proteína al día para la nutrición adecuada de la madre y el bebé. Eliminar los productos lácteos de la dieta quita calorías, grasas y proteínas de ambas personas. Las reservas de proteínas pueden ser satisfechas mediante el aumento del consumo de queso de soja y productos de soja y nueces y frijoles. Las nueces también proporcionan calorías grasas. Comer una dieta bien balanceada con al menos cinco porciones de frutas y verduras te ayudará a mantenerte saludable mientras amamantas bajo una dieta libre de lácteos.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole van hoey | Traducido por cinthia perez