Dieta libre de gluten para niños pequeños

Las dietas sin gluten se discuten a menudo, pero también son frecuentemente incomprendidas. Algunas personas podrían anecdóticamente vincular la alimentación sin gluten a la mejora en el autismo, el ADHD, la concentración y otras enfermedades en los niños, dice el dietista registrado Karen Ansel en el sitio web Kids Eat Right. Sin embargo, ese no es necesariamente el caso. Si sospechas que tu hijo se beneficiaría con una dieta libre de gluten debido a una sensibilidad, intolerancia o enfermedad celíaca, habla con tu pediatra y trabaja con un nutricionista para hacer las cosas bien.

Conceptos básicos del gluten

El gluten es proteína que se encuentra de forma natural en el trigo, el centeno y la cebada, y también se añade a ciertos alimentos para mejorar su sabor y su textura. Para la mayoría de los niños pequeños, el gluten no les hará ningún daño. Sin embargo, algunas personas sufren de la enfermedad celíaca, que es una enfermedad autoinmune que afecta a los intestinos y causa gases, distensión abdominal, diarrea y pérdida o aumento de peso. Otros podrían no tener celiaquía pero sí son sensibles al gluten. Es de vital importancia que los niños que tienen un problema con el gluten sigan una dieta especial; Ansel dice que sin una dieta, el niño no puede absorber muchos de los nutrientes que necesita para crecer adecuadamente.

Riesgos para los niños pequeños

Si sospechas que tu niño pequeño es celíaco o padece de una intolerancia al gluten, es fundamental consultar a un médico antes de quitar el gluten de la dieta de tu niño. Al restringir el consumo de gluten sin causa, es posible que también estés restringiendo inadvertidamente su ingesta de nutrientes importantes como el hierro y complejos de vitaminas B. Después de ser diagnosticado oficialmente con una intolerancia al gluten, pídele a tu pediatra que te recomiende un especialista en nutrición, dado que la alimentación libre de gluten puede dejar huecos en la dieta de tu hijo que tendrá que ser llenada con alimentos sanos y sin gluten.

Ajustándose a una nueva dieta

Si nunca has tenido que comer una dieta especial, volver a aprender a cocinar para tu familia puede ser un ajuste. Comienza en el supermercado leyendo las etiquetas de los ingredientes de todos los alimentos con los que vas a alimentar a tu niño -incluso si está etiquetado como libre de gluten-. Vuelve a verificar dónde y cómo está preparado para asegurarte que sea seguro-, recomienda Jerry Malitz, presidente de la Organización celíaca Metro DC, en un artículo del "Washington Post". Es más seguro preparar la comida en casa con alimentos naturales, antes que los productos procesados ​​o aquellos que vienen en envases, ya que muchos de estos alimentos, incluidos los productos agrícolas, las carnes y ciertos cereales como el arroz integral, son naturalmente libres de gluten. Algunas de las comidas favoritas de tu niño, tales como los macarrones con queso, los nuggets de pollo y las hamburguesas, están probablemente cargadas de gluten, por lo que tendrás que encontrar recetas para preparar las versiones libres de gluten u ofrecer nuevas opciones en su lugar.

Prepararse para lo inesperado

La vida de un niño puede ser muy sociable, ya sea asistiendo a la guardería o a las citas de juego con amigos. Un padre bien intencionado podría ofrecer a tu hijo una galleta sin darse cuenta de los síntomas que puede causar. La revista "Vivir sin gluten", recomienda que inviertas en un recipiente aislado para transportar alimentos de manera segura cuando sales de tu casa. No te olvides de incluir algunas sorpresas seguras, en caso de que los amigos de tu niño estén celebrando un cumpleaños -de esa manera, tu hijo no va a sentirse excluido o desfavorecido.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah collins | Traducido por eliana belen doria