Dieta de lactancia materna para que tu bebé tenga menos gases

La lactancia materna es la forma más natural de alimentar a un bebé, y puedes optar por ella debido a los beneficios de salud que proporciona. Aunque es natural, todavía puedes tener preocupaciones acerca de su salud. Una preocupación común puede ser que tu bebé se llena de gases y no sabes qué hacer. Si amamantas, puedes reducir los gases prestando especial atención a tu dieta.

Gases normales


Madre lamamantando al bebé

Todos los bebés tienen gases. Ya sean amamantados o alimentados con fórmula, el gas es normal en ellos debido a que su sistema digestivo aún se está desarrollando. Kelly Bonyata, consultora internacional acreditada en lactancia, explica en su página web que el hecho de que tu bebé tenga gases, no significa automáticamente que se deba a tu dieta. El gas no siempre es un problema para ellos, pero si es muy frecuente y persistente, puedes probar cambiando tu dieta.

Verduras crucíferas


Tazón con brócoli

Jan Barger, especialista en lactancia para el sitio web BabyCenter.com, afirma que el consumo de verduras crucíferas como el brócoli, coliflor y la col puede causar gases en muchos bebés que son amamantados. A pesar de que la cantidad de gases causados por comer estos vegetales no son perjudiciales para él, podría causar una leve molestia en el tracto gastrointestinal. Es posible que desees evitar las verduras crucíferas a favor de verduras como el apio y la zanahoria. MedlinePlus.com informa que hay pocas pruebas de que las verduras crucíferas causen angustia infantil. Para saberlo con certeza, elimina estos alimentos de tu dieta durante al menos una semana y observa cómo lo afecta.

Alimentos picantes


Chiles y chile en polvo en un tazón

Puedes tener miedo de comer comidas picantes ya que has escuchado que el hacerlo puede causar problemas para el bebé. Si bien comer alimentos picantes es completamente seguro para las mujeres que amamantan, BabyCenter.com explica que puede hacer que ellos tengan más gases y posiblemente incluso sean más quisquillosos. Evita las especias como la cayena y el chile en polvo, ya que los alimentos picantes pueden ayudarle a reducir los gases.

Lácteos


Varios alimentos lácteos sobre una mesa de campo.

Otra fuente común de gases para los bebés alimentados con leche materna son los lácteos en la dieta de la madre. Jan Barger de BabyCenter.com explica que los productos lácteos como la leche, el queso, el yogur y el helado puede causar gases en los bebés que son amamantados cuando son consumidos por la madre. Esto no ocurre con todos los alimentados con leche materna, pero algunos son más sensibles a la lactosa, un carbohidrato que se encuentra en la leche de vaca y productos derivados.

Tratamientos


Pediatra examinando a un bebé.

El tratamiento más eficaz para reducir los gases del bebé amamantado está simplemente esperando a que su sistema digestivo se vuelva más desarrollada o que tu bebé se acostumbre a que comas ciertos alimentos, afirma Kelly Bonyata. Mientras tanto, las gotas de simeticona pueden descomponer las burbujas de gases en su estómago, por lo que él se sentirá mejor. Drugs.com explica que las gotas de simeticona permiten que todas las burbujas de gas en los intestinos del bebé se reúnan con facilidad, lo que permite que pasen suavemente a través del sistema. El pediatra de tu bebé puede identificar otros tratamientos.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah davis | Traducido por mary gomez