Dieta para la hipoglucemia infantil

Un azúcar llamado glucosa es la principal fuente de combustible del cuerpo para sus numerosas funciones. Entra en el torrente sanguíneo cuando la comida se descompone en el sistema digestivo. Si los niveles de azúcar en la sangre de tu hijo se vuelven anormalmente bajos, tiene una condición conocida como hipoglucemia y puede experimentar síntomas como temblores, dolor de cabeza, cambios de comportamiento repentinos y confusión, de acuerdo con Lucile Packard Children’s Hospital. Adaptar la dieta de tu hijo puede reducir su riesgo de niveles gravemente bajos de azúcar en la sangre.

Consideraciones

La hipoglucemia es un síntoma de una enfermedad subyacente. Puede ocurrir de vez en cuando, como si un niño se agota y no comer suficientes alimentos, o puede ser un problema recurrente. Aunque la hipoglucemia en niños se asocia más con diabetes, muchas otras condiciones pueden causarla. Tu hijo podría tener una condición independiente llamada hipoglucemia reactiva, donde los síntomas se producen aproximadamente 4 horas después de ingerir una comida. Ciertos medicamentos, tumores, una enzima hereditaria y deficiencias hormonales pueden causar hipoglucemia, según el National Diabetes Information Clearinghouse. Los métodos para el tratamiento a largo plazo dependerán del problema subyacente. Por ejemplo, la dieta sola puede no ser suficiente para ayudar a un niño con diabetes, también puede necesitar inyecciones de insulina y controlar constantemente su azúcar en la sangre.

Frecuencia y tamaño de las comidas

Si tu niño tiene frecuentes episodios de hipoglucemia, puedes ayudar a reducir sus bajas de azúcar en la sangre ofreciéndole una comida nutritiva o refrigerio cada dos o tres horas, de acuerdo con University of Illinois McKinley Health Center. El tamaño de las comidas y meriendas de tu hijo es también una parte importante para mantener sus niveles de azúcar bajo control. Las comidas pequeñas como un sándwich entero y algunos palitos de zanahoria divididos en dos pequeñas comidas separadas, ayudará a que la glucosa se libere en el torrente sanguíneo de tu hijo a un ritmo lento y uniforme.

Nutrientes importantes

Incluye alimentos ricos en fibra en cada comida y merienda que le ofrezcas a tu hijo. La fibra, en alimentos tales como frutas, verduras y galletas de granos enteros, es más lenta de digerir y ayuda a prolongar el proceso de descomposición de los carbohidratos en azúcar. La fibra soluble, en alimentos como los frijoles y el salvado de avena, es particularmente útil para mantener estables los niveles de azúcar en la sangre de tu hijo debido a que forma un gel pegajoso en sus intestinos y retrasa el vaciado del estómago, la digestión de los alimentos y la absorción de glucosa, de acuerdo con Jackson Siegelbaum Gastroenterology. Incluye un poco de grasa y proteína en cada comida para reducir la velocidad de liberación y absorción de la glucosa. Por ejemplo, agrega pavo y queso a las galletas de trigo y agrega frutos secos a las ensaladas.

Azúcar de "Emergencia"

Pídele a tu pediatra que te ayude a planear qué hacer cuando tu niño necesite azúcar de "emergencia" y qué tipo de alimentos o bebidas puedes ofrecerle si empieza a mostrar síntomas graves de hipoglucemia. En la mayoría de los casos, 1 taza de leche, 1 cucharadita de miel o azúcar o 1/2 taza de cualquier jugo de fruta o refresco regular, ayudará a aumentar rápidamente su nivel de azúcar en la sangre, de acuerdo con el National Diabetes Information Clearinghouse. Tu pediatra puede sugerir que le ofrezcas a tu hijo las dosis más pequeñas, si es pequeño. Debido a que los azúcares simples causan picos y caídas de azúcar en la sangre, mantén al mínimo los dulces, refrescos y otros dulces en su dieta, en otras circunstancias.

Más galerías de fotos



Escrito por christa miller | Traducido por barbara obregon