Dieta para la hipertensión inducida por el embarazo

La hipertensión inducida por el embarazo (Pregnancy-induced hypertension o PIH por sus siglas en inglés) ocurre en el 10% de los embarazos y puede dar como resultado un parto prematuro y bebés con peso bajo al nacer. Existen tres tipos de PIH: hipertensión gestacional, preeclampsia y eclampsia. La hipertensión gestacional es un aumento anormal de la presión arterial en desarrollo después de la semana 20 de embarazo, y si no se monitorea correctamente puede convertirse en preeclampsia y eclampsia. Una dieta apropiada asegurará el crecimiento de tu bebé y puede prevenir el desarrollo de PIH.

Beneficios del calcio

El calcio es un mineral a menudo encontrado en productos lácteos como la leche, el yogur y el queso. Este juega un papel importante en el cuerpo al ayudar a formar y mantener los huesos y dientes además de ayudar a tu corazón a mantener un ritmo normal. El calcio también ayuda al cuerpo en la coagulación de la sangre, enviando y recibiendo señales nerviosas y liberando hormonas. Una mujer embarazada necesita 1,300 miligramos de calcio al día para mantener sus funciones corporales y desarrollar los huesos de su bebé. De acuerdo a un estudio publicado en "American Journal of Clinical Nutrition" del año 2000, los suplementos de calcio de 1,000 miligramos al día reducen significativamente la presión arterial diastólica en las mujeres diagnosticadas con PIH. Los suplementos de calcio durante el embarazo también pueden reducir el riesgo de desarrollar hipertensión gestacional y preeclampsia. Habla con tu doctor o dietista antes de añadir suplementos a tu dieta.

Guías sobre el sodio

A menos que hayas sido diagnosticada con pre-eclampsia o eclampsia, no hay necesidad de tratar la hipertensión gestacional con un dieta baja en sodio. Seguir una dieta restringida en sodio no es efectivo para tratar o prevenir la hipertensión inducida por el embarazo leve. Sin embargo, si estás experimentando edema limitar tu consumo de sal a 2 gramos al día puede ayudarte con la hinchazón.

Calorías, carbohidratos, proteínas y grasa

Es importante mantener una dieta balanceada con calorías y proteínas adecuadas durante tu embarazo. La Academy of Nutrition and Dietetics recomienda que para las mujeres de peso normal, los requisitos calóricos diarios deben incrementar en 350 calorías durante el segundo trimestre y en 500 calorías durante el tercer trimestre. Los carbohidratos deben constituir del 50 al 65% de las calorías totales. Intenta consumir 71 gramos de proteína al día, o 1 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal. La grasa debe constituir del 20 al 30% restante de tus calorías diarias.

Alimentos que deben evitarse

Durante el embarazo las mujeres son más susceptibles a las enfermedades transmitidas por los alimentos. Mantente alejada de los alimentos que puedan estar contaminados con Listeria, como los quesos blandos como el brie, el feta y el queso blando mexicano además de las carnes frías, ya que la Listeria es una bacteria que puede causar la muerte del feto o un parto prematuro. Evita los huevos, la carne, la carne de ave y el pescado que estén crudos o no cocidos completamente para evitar la salmonela. No consumas pescado alto en mercurio como el tiburón, el pez espada y la caballa debido a que el mercurio puede dañar el sistema nervioso en desarrollo del bebé. Los jugos no pasteurizados y los brotes crudos también pueden causar enfermedades de este tipo.

Más galerías de fotos



Escrito por chelsea flahive, rdn, ld | Traducido por juliana star