Una dieta para el grupo sanguíneo B positivo

Las dietas para tipos de sangre ganaron popularidad en Estados Unidos, debido en gran parte al médico naturópata y fundador del Institute for Human Individuality Peter J. D'Adamo. Los libros más vendidos de N.D. D'Adamo, que incluyen "Eat Right 4 Your Type" y "Live Right 4 Your Type", promueve dietas específicas según el tipo de sangre para mejorar la salud. Según D'Adamo, las personas con un tipo de sangre B deben comer diferentes alimentos que las personas con otros tipos de sangre, tales como A o O.

Fundamentos de la dieta

Según los defensores de las dieta para tipos de sangre, comer alimentos adaptados a tu tipo te ayudará a almacenar menos grasa en tu cuerpo, evitar y combatir enfermedades y sentirte mejor y más saludable en general. D'Adamo también afirma que las personas con tipos de sangre diferentes digieren lectinas, o las proteínas de los alimentos, de diferentes maneras. Los entusiastas de las dietas para tipos de sangre también dicen que la gente debe comer el mismo tipo de alimentos que sus antepasados ​​con tipos de sangre similares comieron. Dado que, según D'Adamo, las personas con sangre tipo B eran tradicionalmente nómadas, deben comer una dieta más variada que los que tienen otros tipos de sangre.

Qué comer

La dieta para tipos de sangre de D'Adamo no diferencia entre los tipos positivos o negativos. Ya sea que tengas sangre B positivo o B negativo, D'Adamo sugiere una dieta que equilibre las dos selecciones animales y vegetales. Las personas con sangre tipo B deben comer carnes "beneficiosas" como el cordero, cabra, conejo y venado. Los tipos positivos y negativos B deben equilibrar su selección de carne con verduras, huevos y productos lácteos bajos en grasa.

Qué evitar

Para aquellos con tipo de sangre B positivo o negativo, D'Adamo recomienda evitar el trigo, alforfón, maíz (corn), lentejas (lentils), cacahuetes, semillas de sésamo y tomate. Afirma que estos alimentos ponen en peligro el metabolismo del grupo sanguíneo B y pueden causar retención de líquidos, cansancio e hipoglucemia. D'Adamo también toma nota de que el grupo B debea evitar el pollo, ya que contiene lo que él llama un "lectina aglutinante", que puede atacar al torrente sanguíneo de una persona con sangre tipo B y causar desórdenes inmunológicos o derrames cerebrales.

Crítica

De acuerdo con la nutricionista Katherine Zeratsky, R.D., L.D., las dietas de tipo de sangre no son más efectivas o beneficiosas que cualquier otro tipo de dieta. Zeratsky también dice que no hay "evidencia científica" que respalde las afirmaciones de los partidarios de esta dieta. La American Academy of Family Physicians critica igualmente las dietas de tipo de sangre, enumerándolas como las dietas "de moda".

Sugerencias

Habla con tu médico acerca de cómo mantener un peso saludable y mejorar tu salud y nutrición en general, sin importar tu tipo de sangre. En lugar de las dietas de moda, la American Academy of Family Physicians sugiere tener una dieta equilibrada y variada, incorporando muchas frutas, verduras y granos enteros. No te saltes las comidas, presta atención a los tamaños de las porciones y limita el sodio, azúcar, colesterol, grasas trans y grasas saturadas. Por último, realiza ejercicio físico de forma regular para mantenerte en forma y saludable.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica taylor | Traducido por mariana perez