Dieta y gota

Para alguien que creció leyendo la literatura de los siglos anteriores, la gota suena como algo antiguo, como "la gripe". Desafortunadamente, esta forma de artritis dolorosa y debilitante está presente en la actualidad. Tradicionalmente se ha asociado con alimentos pesados, y muchos alimentos grasos tales como el helado pueden desencadenar un ataque.

Acerca de la gota

La gota es una enfermedad inflamatoria debilitante, una variedad de artritis. La gota aguda causa dolorosos ataques en una articulación específica a intervalos esporádicos. La gota crónica causa dolor continuo, permanente e inflamación en varias articulaciones. Es causada por la acumulación de ácido úrico en el cuerpo. Finalmente, el ácido úrico se deposita como cristales en las articulaciones. No están claras las causas de la gota, pero se sabe que corre en las familias y afecta principalmente a los hombres. Los hombres afroamericanos son más propensos a la gota que los caucásicos y las mujeres posmenopáusicas corren mayor riesgo que las mujeres más jóvenes.

Desencadenantes dietarios

Es posible tener niveles altos de ácido úrico en la sangre sin sufrir un ataque de gota. Sin embargo, existen muchos factores dietarios que agravan o desencadenan los ataques de gota. El consumo de alcohol es un factor conocido, la cerveza y los licores son especialmente problemáticos. También los alimentos que contribuyen a que el ácido úrico circule en la sangre, por ejemplo, anchoas (anchovies), carne de órganos, langosta (lobster), caballa (mackerel) y vieiras (scallops). Los alimentos ricos en grasas también deben evitarse ya que pueden desencadenar ataques. Este último grupo incluye a la mayoría de los postres, incluyendo el helado.

Helado y gota

El helado rara vez es un desencadenante directo de la gota, como la langosta o las anchoas, pero su contenido graso es motivo de preocupación. El helado contiene un alto porcentaje de grasa por la nata y los huevos, las marcas de gran calidad o premium son generalmente más altas en grasa que las marcas comunes. Muchos ingredientes del helado común, incluyendo la salsa de chocolate, caramelo, queso crema y nueces, contribuyen al nivel de grasa. Si comes helado de postre después de una comida pesada o uno que contenga otros desencadenantes de gota, puedes provocarte un doloroso ataque.

Alternativas

Incluso si el helado es su principal debilidad, tienes alternativas. Una es reducir el tamaño de la porción, o sólo comer helado en los días en los que consumes poca grasa. El helado bajo en grasa y la leche helada son alternativas y proporcionan la mayor parte del mismo sabor pero con menores cantidades de grasa. También puedes optar por comer yogurt congelado, que es generalmente más ligero que el helado. Ten en cuenta que puede haber grandes variaciones en el valor nutricional y la grasa de una marca a otra, así que lee las etiquetas y elige las marcas con menos grasa.

Más galerías de fotos



Escrito por fred decker | Traducido por mariana groning