La dieta de Genésis

La dieta de Génesis es también conocido como la dieta aleluya y sigue en seguir un patrón vegetariano. Se basa en el verso 1:29 en el libro de Génesis que cita a Dios diciendo: "he aquí, os he dado toda hierba que produce semilla, que está sobre la faz de la tierra, y cada árbol, en el cual es el fruto de un árbol que da semilla; lo cual será para la carne". Mientras que algunas personas reportan pérdida de peso y éxito de salud con esta dieta en el corto plazo, aquellos que la siguen a largo plazo desarrollan problemas de salud y deficiencias de nutrientes.

Dieta

Para seguir la dieta de Génesis, come 85 por ciento de frutos crudos y 15 por ciento de alimentos cocinados. Debes consumir estrictamente los siguientes alimentos como porcentajes de la ingesta calórica total. Comer 28% de verduras crudas, 21% de fruta, 12,3% de jugo de verduras frutas, 10% de verduras cocidas, 9,6% de polvo de cebada verde, 7,3% semillas y nueces crudas, 5,7% de pan y cereales cocidos. Aceite de oliva y lino junto con frijoles y miel conforma el 6.1% ciento de tu dieta.

Deficiencias de nutrición

La dieta de Génesis no produce una dieta equilibrada para la mayoría de la gente cuando se sigue a largo plazo, según lo se establece en un documento de investigación escrito por Dr. Michael Donaldson, el jefe de Hallelujah Acres Foundation. El estudio analizó la información dietética y salud reunida ede 141 personas siguiendo esta dieta. De las 87 mujeres, todas tenína deficiencias de calcio, 84 tenían deficiencias de vitamina B-12, 64 tenían deficiencias de selenio, 56 tenían deficiencias de biotina y 49 tenían deficiencias de zinc. De los 54 hombres, 52 tenían deficiencias de calcio, 50 tenían deficiencias de vitamina B-12, 18 tenían deficiencias de selenio, 14 tenían deficiencias de biotina y 39 tenían una deficiencia de zinc. Las deficiencias de otros nutrientes para ambos grupos fueron el ácido pantoténico, la niacina y el hierro.

Síntomas mentales a largo plazo

Algunas personas que siguen la dieta de Génesis a largo plazo experimentan una serie de síntomas emocionales relacionadas con la estabilidad y la capacidad mental. Más de la mitad de las personas informaron pensamientos dispersos, pérdida de memoria y una baja tolerancia al estrés. Al menos 40 por ciento reportó pensamientos negativos, cambios de humor, comportamiento irritabilidad y depresión. Casi el 40 por ciento reportaron ser incapaces de concentrarse y 11 por ciento reportaron paranoia y ataques de pánico.

Síntomas físicos a largo plazo

Algunas personas que siguen la larga dieta de Génesis experimentan una serie de síntomas físicos debido a las deficiencias de nutrientes. Según las investigaciones de Donaldson, más de la mitad de las personas perdieron masa muscular, tuvieron uñas quebradizas o delgadas. Más del 40% tuvieron la piel pálida, los ojos sombríos, postura floja y pérdida de pelo. Más del 30 por ciento tuvo ojos secos o ardor y dolores de cabeza, dolores de cuello y dolor de hombro. Más del 20 por ciento experimentó palpitaciones y caries. El 16% tuvo sangrado de encías.

Más galerías de fotos



Escrito por victoria weinblatt | Traducido por valeria garcia