Dieta de frutas, vegetales y carne magra

La dieta que consiste de proteínas magras, frutas frescas y vegetales imita a aquella que seguían nuestros ancestros más antiguos y, sugieren sus defensores, se ajusta mejor a nuestra genética y digestión. Dicha dieta, representada en el Plan de la "Paleo Diet", puede ser bastante saludable, pero también muy restrictiva. El contenido alto en proteínas te mantiene satisfecho y puedes obtener una gran cantidad de fibra y nutrientes a través del consumo de productos frescos crudos. La dieta no pone límites a la cantidad de frutas, vegetales y carne magra que puedes conseguir (pero también prohíbe el consumo de muchos alimentos que no entran en estas categorías.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Puedes comer cantidades ilimitadas de cortes magros de carne. Enfócate en los mariscos, pollo o carne blanca sin piel, solomillo de cerdo, bistec, bisonte y carne de caza.

  2. Come todas las cantidades de fruta fresca y vegetales que desees. No limites tu consumo de esos productos. Puedes comer muchos de ellos, especialmente crudos para maximizar su valor nutricional y el contenido de fibra. Busca vegetales de alto volumen y bajas calorías, como la lechuga, el brócoli, calabaza y coliflor.

  3. Sustituye la mantequilla, margarina y mantecas animales. Usa aceite de oliva, de linaza, de nueces y de aguacate para ayudar a disminuir tu consumo de grasas saturadas. Haz que sean aceites naturales y derivados de vegetales las grasas básicas que consumes en tu dieta.

  4. Evita todos los alimentos que seguramente no estaban disponibles a la gente de la época en que solo se podía cazar y recolectar (esto incluye la mantequilla de maní, pasta y todos aquellos productos que contengan harina). Olvídate de todos los granos, legumbres (frijoles, guisantes y soja), lácteos, azúcar refinada, vegetales con almidón y café, porque nada de eso estaba disponible previo a la introducción de la agricultura.

  5. Aléjate de la levadura y la sal. No comas alimentos horneados, encurtidos, vinagre ni ningún otro que haya pasado por un proceso de fermentación, debido a que ninguno de ellos es una fuente de calidad de fibra ni vitamina B, como las frutas y los vegetales. Condimenta la comida con ajo o cebolla en polvo, jugos de cítricos, pimienta, cayena y polvo de chile, además de otras especias naturales que mejorarán la salud y no causarán inflamación, como si lo hace la sal.

Consejos y advertencias

  • El primer mes de la dieta puede ser bastante difícil, mientras tu cuerpo se acostumbra a esta nueva manera de comer. Puede que tengas bajones de energía mientras te acostumbras a que los frutos y vegetales sean tu fuente primaria de carbohidratos.
  • No existen datos científicos que apoyen la adherencia a largo plazo a esta dieta. En general, sus recomendaciones son saludables, pero puede que desarrolles deficiencias de nutrientes específicos debido a la falta de granos enteros y lácteos.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea cespedes | Traducido por reyes valdes