Dieta de frutas para el reflujo ácido

Cerca del 20 por ciento de la población estadounidense sufre de la enfermedad del reflujo gastroesofágico, comúnmente conocido como reflujo ácido. Una de las maneras de aliviar algunos de sus síntomas y los de la acidez es consumir una dieta consistente de frutas que no sean ácidas. Existen muchas frutas que puedes disfrutar que no elevarán la acidez en tu sistema y pueden ayudar a controlar esta dolorosa condición.

Perspectiva

Para una salud óptima, el cuerpo debe mantener un equilibrio entre lo ácido y lo alcalino. Los doctores de principios del siglo XX han reconocido la relación entre la enfermedad y el equilibrio de pH de la dieta. La proteína es un componente significativo de la mayoría de los alimentos de nuestra dieta actual. Una vez metabolizada, la proteína deja un residuo ácido en el cuerpo. El reflujo ácido es resultado de un desequilibrio generalizado del pH. Comer fruta causa que tu cuerpo se alcalinice, lo que puede ayudar a controlar y prevenir el reflujo ácido.

Causas

Para funcionar apropiadamente, los músculos en tu esófago necesitan permanecer cerrados cuando no estás comiendo y abiertos cuando sí lo estás. Con el reflujo ácido, a los contenidos del estómago se les permite fluir hacia arriba, hacia el esófago, causando dolor y acidez. Una factor que contribuye al reflujo ácido es el exceso de ácido en el estómago, lo que causa que la comida indigesta cree gas, que fuerza la abertura de la válvula entre el esófago y el estómago. Las comidas ácidas pueden resolver el problema. Un pH de 7,0 es neutral; un pH de menos de 7,0 es ácido; un nivel de pH mayor a 7,0 es alcalino o básico. Una dieta alcalina para reducir el ácido mantiene un ratio de pH de entre 7,33 y 7,4.

Frutas que puedes comer

La mayoría de las frutas son alcalinas y no agravarán los síntomas del reflujo ácido. Los frutos menos ácidos incluyen albaricoques, pasas, cerezas, kiwi y moras, como la grosella negra, las moras negras y las moras azules. Otros productos alcalinas producen frutas para el control del reflujo ácido son las manzanas, duraznos, bananas, nectarinas y dátiles. Los especialistas establecen que el melón, los albaricoques secos, los higos deshidratados y el melón son frutas menos ácidas. La bromelina contenida en la piña fresca puede mejorar la digestión y ayudar a reducir la acumulación del exceso de ácido en el estómago. La papaína en la papaya es una enzima que también ayuda a la digestión y puede neutralizar el ácido en el estómago.

Frutas a evitar

Puedes consumir con moderación duraznos, jugo de naranja poco ácido, manzanas, duraznos, moras, fresas, frambuesas, frutas ácidas y los jugos hechos con ellas, incluyendo naranjas, toronjas, limas y limones que contienen ácido acético empeorarán los síntomas del reflujo ácido y la acidez. Los tomates pueden agravar también el reflujo ácido. Los arándanos, ciruelas y ciruelas pasas son frutas muy ácidas, de acuerdo con sitios web especializados.

Periodo de tiempo

Comer fruta con el estómago vacío puede ayudar a controlar el reflujo ácido que está quemando tu esófago, dice All Voices News. Sugiere tomar 5.000 I.U. de vitamina A diariamente, pero aconseja tener precaución para prevenir la toxicidad. Si comes frutas en tus comidas, ésta se fermentará en tu estómago junto con la grasa de la comida. La fermentación de la fruta causa que tu estómago se expanda y el gas resultante aplicará presión en la válvula que conecta a tu estómago con su esófago. El reflujo ácido puede empeorar y gradualmente dañar tu esófago, dejando lesiones en él. Por lo tanto, comer un trozo de fruta con el estómago vacío cuando estás sufriendo de reflujo ácido puede ayudar.

Consideraciones

La piña fresca es útil para el reflujo ácido, mientras que la piña enlatada o el jugo pueden empeorar tu reflujo. Algunas frutas contienen enzimas naturales, así que habla con tu médico acerca de un cambio en tu dieta o de incrementar el consumo de fruta para ayudar con tu digestión antes de someterte al uso de medicamentos a largo plazo. Si estás tomando algún medicamento, estás embarazada o tienes algún padecimiento, consulta con tu médico antes de usar remedios naturales.

Más galerías de fotos



Escrito por gord kerr | Traducido por reyes valdes