Dieta baja en fósforo para la enfermedad renal

Más de 26 millones de estadounidenses que tienen enfermedad renal, de acuerdo con la National Kidney Foundation. Los riñones que funcionan normalmente filtran el fósforo en exceso, sin embargo, aquellos con enfermedad renal están en riesgo de que los niveles elevados de fósforo ocasionen la salida del calcio de los huesos. Esto puede conducir a una estructura ósea débil, así como la formación de depósitos de calcio en los vasos sanguíneos y en los órganos. De acuerdo con el sitio web DaVita de educación sobre los riñones, los pacientes con enfermedad renal deberían consumir una dieta baja en fósforo para mantener los niveles de fósforo dentro de un rango normal. La mayoría de los adultos, de acuerdo con el Instituto Linus Pauling, deberían consumir alrededor de 700 mg de fósforo por día, mientras que aquellos con enfermedad renal deberían limitar el consumo de fósforo lo más posible, pero sin dejar de suministrarles proteínas y nutrientes adecuadas a sus cuerpos.

Alternativas de productos lácteos


Sorbete de frutilla.

Los productos lácteos como la leche, el yogur y el queso suelen ser ricos en fósforo. De acuerdo con el Instituto Linus Pauling, una taza de yogur proporciona 385 mg de fósforo. A los individuos con enfermedad renal se les recomienda, por lo general, que no consuman más de media taza de leche por día, de acuerdo con el Centro de Intercambio de Información de Enfermedades Urológicas y Renales de Estados Unidos. En vez de leche, DaVita recomienda que las personas con enfermedad renal consuman sustitutos como las cremas no lácteas, leche de arroz no enriquecida o leche de soja, que puede tener un menor contenido de fósforo, dependiendo de la marca. En lugar de consumir queso, come alternativas con bajo contenido de fósforo, como los quesos untables o la crema agria. DaVita también sugiere que, en vez de consumir helado, los pacientes con enfermedad renal opten por bocadillos de gelatina, paletas de helado o sorbetes.

Alimentos ricos en proteínas


Pescado fresco y vegetales.

De acuerdo con el Instituto Linus Pauling, tres onzas (85 g) de carne de res o ave de corral brindan alrededor de 150 a 170 mg de fósforo, tres onzas (85 g) de pescado contienen de 240 a 250 mg, una onza (28,3 g) de nueces contienen de 100 a 150 mg, y media taza de lentejas cocidas contienen alrededor de 178 mg. Los pacientes que sufren de enfermedad renal deben consumir las proteínas adecuadas para mantener la masa corporal magra y la fuerza, manteniendo, a la vez, una baja ingesta de fósforo. Por lo tanto, DaVita recomienda comer carnes frescas o congeladas, pescado y aves de corral en lugar de sus contrapartes procesadas, y frijolillos o judías verdes en vez de arvejas u otros frijoles. En lugar de consumir nueces, prueba otros bocadillos crujientes como las palomitas de maíz sin sal o los prétzels sin sal. Come mermelada, jalea, margarina o queso untable en lugar de mantequilla de maní.

Granos


Tortillas de maíz.

El Instituto Linus Pauling dice que una rebanada de pan integral contiene alrededor de 57 mg de fósforo, en comparación con los 25 mg de una rebanada de pan blanco enriquecido. Por lo tanto, DaVita recomienda que aquellos con enfermedad renal opten por pan, cereales y otros productos de granos hechos de maíz, trigo refinado o arroz, como el pan blanco y las pastas, en vez de trigo integral, germen de trigo o productos de salvado.

Bebidas


Té helado.

Una porción de 12 onzas (340,2 g) de gaseosa carbonatada contiene alrededor de 40 mg de fósforo, de acuerdo con el Instituto Linus Pauling. Por lo tanto, DaVita sugiere que aquellos con enfermedad renal opten por bebidas ligeras de colores más claros, como las gaseosas de crema, lima-limón y uva, limonada casera, té helado casero o cerveza de raíz, que es la única bebida suave de color oscuro con bajo contenido de fósforo.

Alternativas de bocadillos dulces


Sidra de manzana caliente.

El chocolate, de acuerdo con DaVita, es un alimento rico en fósforo que aquellos con enfermedad renal deberían evitar. Sin embargo, las golosinas tales como las gomitas y los caramelos, los postres como las galletitas de mantequilla, las galletas de vainilla o el pastel de ángel, así como las bebidas dulces, como la sidra de manzana, son algunas formas de consumir alimentos dulces con bajo contenido de fósforo.

Más galerías de fotos



Escrito por staci gulbin, ms, med, rd, ldn | Traducido por mariano salgueiro