Dieta para evitar la lectina

Las lectinas son un grupo de compuestos que se encuentran en los alimentos vegetales para proteger a la planta contra una amenaza potencial. El trabajo de algunos investigadores indican que las lectinas pueden contribuir a los problemas gastrointestinales, intolerancias a los alimentos y las enfermedades inflamatorias y autoinmunes, como la artritis reumatoide, según Carolyn Pierini, una consultora nutricional y científica de laboratorio clínico especializado en microbiología médica. Aunque se necesitan más estudios para aclarar los efectos de las lectinas en la salud humana, se puede evitar fácilmente la mayoría de las lectinas mediante la eliminación de granos, frijoles y miembros de la familia de las solanáceas en tu dieta.

Evita granos, frijoles y solanáceas

Los alimentos con mayor contenido de lectina incluyen granos, frijoles y solanáceas. Para reducir tu consumo de lectina, evita todo tipo de granos, especialmente el trigo, el maíz, la cebada, la avena, el centeno y el arroz, según señala un artículo publicado en 1999 en "World Review of Nutrition and Dietetics", que incluye en eso a los panes, las galletas, los bollos, la masa de pizza, los cereales, las tortillas, los bollos, los pasteles y las galletas. Evita los frijoles que se encuentran en el hummus, las sopas y la ensalada de judías, así como el maní, la mantequilla de maní y los alimentos a base de soja. Limita la ingesta de solanáceas, verduras y frutas, tales como los tomates, las berenjenas, las patatas, los pimientos, los chiles y las bayas del goji.

Alimentos bajos en lecticina

Tu dieta baja en lectina debe basarse en alimentos bajos en lectina. Todas las verduras y las frutas contienen algunas lectinas, pero la mayoría de los vegetales contienen niveles bajos en comparación con algunas solanáceas, verduras y frutas. Por ejemplo, puedes comer cebollas, setas, brócoli, col china, coliflor, verduras de hoja verde, la calabaza, calabacín, camote, zanahoria y espárragos, así como bayas, cítricos, piña, cerezas y manzanas. También puedes comer proteínas de origen animal, pescado, mariscos, huevos, carne y aves de corral, así como las grasas del aceite de oliva, el aguacate, la mantequilla, la crema y la manteca de cerdo, ya que todos tienen bajos niveles de lectinas.

Cocinar, poner en remojo y germinar

El procesamiento de alimentos con alto contenido de lectina, tales como los que cocinas, pones en remojo y germinas, podrían ayudar a reducir tu contenido de lectina. Puedes utilizar estas técnicas para hacer que los granos y las legumbres sean más aceptables para una dieta baja en lectina. Sin embargo, estas medidas adicionales requieren mucho tiempo y son difíciles de hacer en casa para la mayoría de la gente.

Comidas bajas en lectinas

Un desayuno bajo en lectina puede ser una tortilla de acelgas servida con frutas frescas o huevos revueltos con espinaca, cebolla y champiñones servidos con tocino o salchichas. Para el almuerzo y la cena, puedes comer un pollo y ensalada de aguacate con una vinagreta a base de aceite de oliva o una porción de pescado o acompañarlo con bok choy, espárragos o brócoli coronados con una cucharada de mantequilla. Para la merienda puedes comer lonchas de salmón ahumado, huevos duros o frutas frescas. Consulta con un nutricionista registrado para asegurarte de que tu dieta baja en lectina te permite obtener todos los nutrientes que necesitas.

Más galerías de fotos



Escrito por aglaee jacob | Traducido por nicolás altomonte