Dieta para evitar la hinchazón

La hinchazón se produce cuando el aire o líquido se acumula en tu área abdominal, causando dolor, presión o plenitud incómodo. Numerosos factores pueden contribuir a la hinchazón, incluyendo estrés, ansiedad, tabaquismo, enfermedades digestivas, síndrome de intestino irritable y ciertos alimentos. Tus hábitos también pueden desempeñar un papel importante. Si los síntomas son graves o persistentes, busca la orientación de tu médico. De lo contrario, ajustar tu estilo de vida dietético puede proporcionar un remedio útil.

Causas dietéticas


Los alimentos grasos pueden provocar hinchazón.

La hinchazón relacionada con los gases proviene de la descomposición de los alimentos no digeridos, los alimentos que contienen carbohidratos no absorbibles y tragar gas. Si tu cuerpo carece de la enzima lactasa, por ejemplo, podrías tener gases y distensión abdominal después de consumir productos lácteos. En una entrevista con "Good Morning America", el Dr. Mehmet Oz explicó que el 80% de la distensión está causada por el proceso digestivo y el 20% por el gas que consume. Comer rápido, en exceso y comer durante los momentos tensos emocionales pueden hacerte tragar aire o ejercer una presión indebida sobre el tracto digestivo. Los alimentos grasos pueden provocar hinchazón de estómago dilatoria vaciado.

Problemas con los alimentos


Algunas verduras como las coles de Bruselas pueden causar hinchazón.

Los alimentos afectan a la gente de manera diferente. Los gases comunes y la hinchazón culpable, sin embargo, incluyen comidas grasosas, como carnes fritas, pizza de pepperoni y papas fritas; edulcorantes artificiales, como el sorbitol, frijoles, manzanas, peras, melocotones y verduras crucíferas, como col, brócoli y coles de Bruselas. Las bebidas carbonatadas pueden causar hinchazón, debido a la ingestión de exceso de aire. Si eres sensible a un alimento en particular, podrías experimentar hinchazón y otros síntomas digestivos después de comerlo. Las sensibilidades comunes incluyen los productos lácteos, trigo y gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, cebada y centeno. Evita los alimentos salados, como la sopa enlatada, papas fritas, pretzels, galletas, congelados, platos fuertes y carnes procesadas y quesos, que pueden provocar hinchazón y empeorar la retención de agua relacionada con el síndrome premenstrual.

Alimentos útiles


Los arándanos no son susceptibles de causar hinchazón.

Además de evitar los alimentos que contribuyen a los síntomas, otros pueden ayudar a prevenir o reducir la hinchazón. Los probióticos, las bacterias "amistosas" en el yogur, kéfir y alimentos fermentados, pueden ayudar a controlar los síntomas de enfermedades asociadas con la distensión abdominal, como diarrea, enfermedad de Crohn, colitis, IBS, úlceras e inflamación crónica del estómago. Los alimentos ricos en fibra, como la linaza, las legumbres y los cereales integrales, pueden ayudar a estimular los movimientos intestinales y reducir la hinchazón vinculados con el estreñimiento. Cocinar y pelar frutas y verduras, como manzanas, peras y papas, reducen sus propiedades causantes de gases. Las frutas y las verduras menos propensas a provocar hinchazón incluyen arándanos, fresas, cerezas, pimientos, champiñones, zanahorias y castañas de agua. Los peces de agua fría, como el salmón, mero y atún, proporcionan grasas antiinflamatorias, conocidas como ácidos grasos omega 3. Para reducir la hinchazón vinculada con las comidas grasosas, intercambia las carnes grasas y fritas por peces de agua fría a la parrilla o al horno. El aceite de oliva y de canola proporcionan alternativas útiles a la mantequilla, margarina y manteca. Si eres sensible al trigo o al gluten, consume arroz integral, arroz salvaje, palomitas de maíz y panes y cereales sin gluten.

Hábitos alimenticios


Asegúrate de beber mucha agua.

Cambiar la forma de comer también puede evitar la hinchazón. Ralentiza tu ritmo de comer y beber de vasos en lugar de paja. Trata de hacer ejercicios de relajación, como ejercicios de respiración, caminar, meditar y escuchar música suave, antes de las comidas para aliviar de ansiedad y el estrés. Cuando sea posible, come en un ambiente agradable, tranquilo, libre de distracciones, como teléfonos celulares y el el ruido de la televisión. Sirve cantidades apropiadas de alimentos en el plato y dejar tu tenedor sobre la mesa entre las comidas puede alentar a comer despacio y evitar comer en exceso. Si actualmente consumes una dieta baja en fibra, trata de aumentar gradualmente tu consumo de fibra para permitir que tu sistema digestivo se ajuste. Estar adecuadamente hidratado por el agua potable a lo largo del día puede ayudar a tu cuerpo a eliminar el exceso de líquidos a través de la orina.

Más galerías de fotos



Escrito por august mclaughlin | Traducido por maria gloria garcia menendez