Dieta especial para combatir el gas y eructos constantes

Los eructos y el gas son procesos normales del cuerpo, pero dependiendo de la gravedad, pueden ser un signo de una condición subyacente, como la enfermedad de reflujo gastroesofágico o GERD (por sus siglas en inglés, gastroesophageal reflux disease). Los cambios en la dieta pueden ayudar a aliviar los síntomas si tienes molestos y frecuentes ataques de gases y eructos. En raras ocasiones, los problemas digestivos, tales como la intolerancia al gluten y la enfermedad de Crohn, causan el exceso de gas. Consulta a tu médico para obtener un diagnóstico adecuado.

Antecedentes


El gas puede darse en el estómago o en los intestinos.

El gas puede producirse en el estómago o en la parte superior del intestino. Se trata de un resultado común de tragar aire al comer. También se puede formar en la parte inferior de tu intestino como resultado del proceso digestivo. La persona promedio emite gases más de 10 veces al día. Incluso si experimentas el doble de esa cantidad, aún se considera normal. A grandes rasgos, el 7% de las personas experimentan numerosos o molestos eructos, según el American College of Gastroenterology.

Comidas que promueven los gases


Los frijoles horneados, habas y lentejas son otros alimentos conocidos por promover la producción de gases.

Algunas personas tienen dificultad para digerir ciertos alimentos. Esto puede conducir a que pasen alimentos parcialmente digeridos del intestino delgado al grueso. Tu intestino grueso contiene bacterias que procesan el material no digerido, produciendo gas como resultado. Algunas personas carecen de una enzima necesaria para digerir la lactosa, lo que resulta en indigestión con síntomas de gases, eructos y distensión abdominal. Las alubias, habas y lentejas son otros alimentos que producen gases. Si tienes problemas para digerir ciertos azúcares, como la fructosa y el sorbitol, puedes experimentar gases y eructos.

Previniendo los gases


Las verduras que promueven el gas incluyen la col, el brócoli, las coles de Bruselas y las cebollas.

Una dieta para controlar el gas se centra en la eliminación de los alimentos con los que tengas problemas para digerir. Las legumbres, la leche, los alimentos grasos y ciertos vegetales son los más comunes. Las verduras en este rubro incluyen la col, el brócoli, las coles de Bruselas y la cebolla. No es necesario que elimines estos alimentos, a veces las cantidades pequeñas son mejor toleradas, según el West Shore Endoscopy Center. Aumentar el consumo de fibra puede causarte gas a veces. Puedes aliviar los síntomas al aumentar tu consumo de fibra lentamente en el transcurso de unas pocas semanas, en lugar de hacerlo de forma abrupta.

Previniendo los eructos


Sorber a través de la paja y fumar cigarrillos o pipas mientras comes puede aumentarte el gas en el estómago.

La West Shore Endoscopy Center recomienda comer despacio y evita tomar grandes porciones de alimentos y bebidas. Limita los alimentos que contienen aire, tales como crema batida y soda. Es importante tener conciencia del aire que tragas mientras comes y tratar de reducir el número de veces que lo haces. Beber a través de una paja y fumar cigarrillos o pipas mientras comes puede aumentarte el gas en el estómago también.

Más galerías de fotos



Escrito por janet renee, ms, rd | Traducido por mario francia