Dieta para la esofagitis erosiva

La esofagitis erosiva resulta del reflujo de ácido del estómago hacia el esófago. El revestimiento del esófago se inflama e irrita. Puedes sentir que el dolor abdominal y el ardor se extiende hasta el área del medio pecho. Siguiendo una dieta blanda puedes ayudar a minimizar los síntomas. Durante los episodios agudos quizás necesites un medicamento junto con modificaciones de la dieta y estilo de vida. La esofagitis erosiva puede ser dolorosa y llevar a complicaciones como el esófago de Barrett, una afección precancerosa del mismo.

Qué beber

La cafeína disminuye la presión en el esfínter esofágico inferior, que permite que los alimentos y el reflujo ácido retrocedan del estómago al esófago. El resultado es el tejido inflamado. Evita todas las bebidas con cafeína. Bebe té de hierbas, café descafeinado o té y agua. El jugo de fruta y caldo de verduras son buenas bebidas alternativas mientras no contengan ácidos de frutas o verduras, como naranja o tomate. Los autores de “Medical-Surgical Nursing” aconsejan no beber bebidas carbonatadas ya que estas también reducen la presión LES.

La dieta BRAT

MedlinePlus recomienda seguir una dieta blanda durante los episodios agudos de esofagitis. Aunque la American Gastroenterological Association informó en un artículo de octubre de 2008 publicado en el "Journal of Gastroenterology" que no funciona ninguna dieta específica para una persona que sufre de esofagitis erosiva, puedes implementar una dieta blanda permanentemente si te alivia los síntomas. Una dieta blanda estricta es la dieta BRAT. Consiste en plátanos, arroz, puré de manzana y pan tostado, fomenta los alimentos fácilmente digeribles. Los panes deberían ser elaborados con harina refinada para facilitar la digestión. Además de arroz blanco, puedes comer crema de cereales de trigo y avena procesada.

Frutas y vegetales

Las frutas y verduras son importantes para proporcionar vitaminas, minerales y fibra en tu dieta. Sin embargo, con esofagitis erosiva, tienes que evitar frutas y verduras que son difíciles de digerir y producen gas. Las zanahorias, guisantes (peas), patatas, calabaza de verano, calabaza bellota y otros tipos de calabaza son generalmente bien toleradas mientras estén cocidas. También puedes incluir frutas enlatadas, congeladas o cocidas como puré de manzana, duraznos (peaches) enlatados y peras y arándanos (bueberries) congelados. Los plátanos y las manzanas peladas y peras (pears) son buenas elecciones de fruta fresca.

Carne magra y lácteos

La grasa es otra culpable que disminuye la presión LES. Se puede comer carne de cerdo, pescado y aves magras. El búfalo es una elección más magra de carne roja que carne de vaca. Hornéala ásala o hiérvela. Cuando cocines carnes, sazónalas con especias que no irriten el estómago o el esófago. Pequeñas cantidades de sal y pimienta (pepper), romero (rosemary), tomillo (thyme) y albahaca (basil) no se recomiendan porque causan dolor. Para los productos lácteos, selecciona queso y yogur bajos en grasa y leche descremada.

Cambios de estilo de vida

Además de modificar tu dieta, necesitarás hacer algunos cambios de estilo de vida. Si tienes esofagitis erosiva, no debes beber alcohol ni fumar. Come comidas pequeñas con frecuencia durante todo el día para ayudar a la digestión. No bebas mientras comes, pero bebe entre comidas. Mantén un diario de alimentos para ver qué alimentos y bebidas agravan tus síntomas para que los puedas eliminar de tu dieta.

Más galerías de fotos



Escrito por patricia nevins, rn, msn | Traducido por marcela carniglia