Dieta y ejercicios para un niño de siete años

Si eres un ocupado padre de un niño de siete años que está creciendo, darle los nutrientes necesarios y encontrar oportunidades para que realice actividades físicas puede ser difícil. Pero tu hijo depende de que lo equipes con las herramientas necesarias para un estilo de vida saludable. De acuerdo al Centers for Disease Control and Prevention, la obesidad en niños entre 6 y 11 años aumento del 6,5 por ciento en 1980 a 19,5 por ciento en 2008. Si tu hijo comienza a tener sobrepeso, ahora es el momento de atacar el problema.

Balance de energía

El National Heart, Lung and Blood Institute se refiere al balance de energía, como la relación entre el consumo de calorías y el gasto calórico. Manejar tus calorías es similar al manejo de tu cuenta de banco. Cuando haces un cheque, debes estar seguro de que los fondos están disponibles en tu cuenta bancaria, si quieres evitar las costosas consecuencias de la insuficiencia de fondos. De modo similar, al consumir ciertos alimentos, la actividad física debe ser adecuada para compensar las calorías extras, o sufrirás las consecuencias negativas en forma de exceso de grasa corporal. Un niño de siete años moderadamente activo necesita entre 1.400 y 1.600 calorías diarias para un crecimiento y desarrollo saludable, de acuerdo al National Heart, Lung and Blood Institute.

Nutrición básica

Monitorear las calorías de tu niño puede ser difícil, pero cambiar sus opciones dietéticas elimina una buena parte del trabajo. A pesar de su conveniencia y rapidez, los alimentos procesados están llenos de calorías, azúcar, grasa y sodio. Estos alimentos no cumplen con las necesidades básicas de vitaminas, minerales y fibras para tu niño. Las frutas frescas y los vegetales son ricos en nutrientes y bajos en calorías. Los productos lácteos fortificados sin grasas son buenos proveedores de calcio, proteínas y vitamina D para los huesos sanos y el desarrollo muscular. MyPyramid for Kids, del U.S. Department of Agriculture, aboga por una dieta rica en granos enteros, frutas frescas y vegetales, productos lácteos bajos en grasa y proteínas sin grasa.

Actividad física

El Centers for Disease Control and Prevention recomienda por lo menos 60 minutos de terapia física al día para niños y adolescentes. La mayor parte de esos 60 minutos debe consistir en actividad aeróbica moderada a vigorosa como caminar rápidamente, correr, ciclismo, natación o algún otro ejercicio de cuerpo completo. El CDC fomenta las actividades para construir músculo como la gimnasia o las flexiones (push-ups) tres veces por semana y una actividad con el propio peso que aumente la densidad del hueso, como saltar la cuerda y correr por lo menos tres veces por semana. Si tu niño tiene sobrepeso, puede ser necesaria más actividad para quemar el exceso de grasa.

Hazte cargo de la salud de tu niño

Como padre, depende de ti encaminar a tu hijo hacia un estilo de vida saludable. Centrar el tiempo familiar en actividades físicas como ciclismo, natación o un viaje a la plaza de juegos del vecindario le permite forjar una relación significativa mientras realiza comportamientos saludables. Mantén frutas frescas y vegetales a la mano para botanas rápidas, y deshazte de las sodas, las galletas, las patatas fritas y los helados. Dale un ejemplo a tu niño mejorando tu propia dieta y haciendo ejercicio diariamente.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle matte | Traducido por mariana groning