Hago dieta y ejercicio pero sigo teniendo el estómago inflamado

Comer alimentos nutritivos y ejercitarte con regularidad no te protegerá al 100 por ciento de sufrir un estómago inflamado. El gas se acumula en tu estómago y tracto intestinal cuando no le es posible escapar por medio del eructo o la flatulencia y eso causa que tu vientre se inflame. Además de ser una imagen poco agradable para tu apariencia, un vientre inflamado es incómodo y puede venir acompañado de otros síntomas, como calambres o dolor. Varios factores contribuyen al problema, pero también hay remedios muy efectivos.

Alimentos que causan gases

Alimentos como aquellos ricos en fibra o los grasoso se encuentran entre las muchas causas de inflamación abdominal. Tanto la grasa como la fibra hacen más lento el vaciado de alimentos de tu estómago y puede llevar a la acumulación de gases. Limita tu consumo de alimentos grasosos, especialmente si estás tratando de perder peso. Si no estás acostumbrado a consumir alimentos ricos en fibra, como los vegetales y las coles de bruselas y frutas como las peras y los duraznos, incrementa su consumo en tu dieta de manera gradual y también incrementa tu consumo de fluidos.

Tragar aire

El tragar tu comida y alimentos y alimentos incrementa la cantidad de aire que tragas y es otra posible causa de un vientre abultado, incluso si haces dieta y ejercicio. Si estás tragando demasiado aire, es probable que se deba a que estás comiendo con la boca abierta, hablando mientras comes, masticando chicle o tomando bebidas carbonatadas por medio de una pajilla, de acuerdo con los especialistas. Las buenas noticias es que estas causas permiten curas o remedios fáciles: come más lentamente y con tu boca cerrada y evita masticar chicle y beber por medio de pajillas.

Condiciones médicas

Algunos problemas de salud pueden también incrementar la inflamación en tu vientre. Entre éstos se pueden incluir el síndrome de intestino irritable, que también causa síntomas como el dolor abdominal y los calambres. La enfermedad celiaca, que es una intolerancia al gluten y la intolerancia a la lactosa, que previene que tus intestinos digieran adecuadamente y absorban nutrientes y que puede también conducir a la inflamación.

Acidez

Cuando sufres de esta condición, que es también conocida como reflujo ácido o enfermedad del reflujo esofágico, puede que tengas que tragar repetidamente para limpiar el ácido que regresa a tu esófago. Esto lleva también a que tragues demasiado aire y sufras de un estómago inflamado. Para prevenir la acidez y un estómago inflamado, evitar las comidas muy condimentadas, tomar bebidas cafeinadas o consumir comidas grandes, especialmente antes de la hora de ir a dormir. Si ya estás sufriendo de acidez, el tomar un antiácido puede ayudarte a aliviar tus síntomas.

Demasiado sodio

Comer demasiados alimentos salados es otra posible causa para que tu vientre esté abultado. Una dieta alta en sodio puede perturbar los niveles de electrolitos en tu cuerpo y llevar a la retención de agua, o edema, una acumulación de fluido en los tejidos de tu cuerpo. El edema típicamente se enfoca en tus piernas, tobillos y pies, pero puede involucrar a todo el cuerpo. Limita tu consumo de sodio a 1.500 mg de sal, que es ligeramente menos a 3/4 de cucharadas de sal de mesa.

Más galerías de fotos



Escrito por kay uzoma | Traducido por reyes valdes