¿Puede la dieta y el ejercicio hacerte vivir más tiempo?

No hay garantía de éxito seguro sobre cualquier elección que te ayudará a vivir más tiempo. Los factores de riesgo genético, los accidentes y las toxinas ambientales pueden acortar tu vida. Una dieta saludable y ejercicio regular, sin embargo, son dos de las medidas más eficaces que puedes tomar para aumentar tus probabilidades de una vida prolongada.

Una mejor salud cardiovascular

La buena salud cardiovascular puede ayudarte a reducir el riesgo de ataques al corazón, derrames cerebrales, coágulos sanguíneos, insuficiencia cardíaca congestiva y otras enfermedades del corazón. El ejercicio ayuda a mejorar la salud del corazón mediante la mejora de la circulación, reduciendo la presión arterial y ejercitando los músculos cardíacos. Junto con una dieta saludable, los beneficios son aún más fuertes. Al eliminar los alimentos altos en grasa, puedes reducir el riesgo de aterosclerosis, colesterol alto y otras enfermedades que contribuyen a la mala salud del corazón.

La lucha contra el cáncer

El cáncer es la principal causa de muerte en los Estados Unidos, pero la combinación de dieta y ejercicio adecuado puede reducir su riesgo. El ejercicio es especialmente útil en la lucha contra el cáncer de mama y de colon, según los Centers for Disease Control and Prevention. Además, una dieta rica en vegetales de hojas verde oscuros pueden ayudar a reducir tu riesgo de cáncer.

Cómo evitar y reducir la obesidad

Comer alimentos bajos en calorías saludables puede ayudarte a recortar tu cintura y reducir tu riesgo de obesidad. Cuando combinas esto con ejercicio regular, sin embargo, eres mucho menos propensos a ser obeso. La obesidad está asociada con una variedad de problemas de salud, que van desde el dolor de las articulaciones a condiciones más serias como la diabetes y enfermedades del corazón. Mediante el control de tu peso con dieta y ejercicio, reduces este riesgo.

La prevención de enfermedades crónicas

El CDC informa que el ejercicio regular puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades crónicas que amenazan la vida, como la diabetes. También reduce el riesgo de dolor en las articulaciones, osteoporosis y artritis. Aunque estas condiciones no son potencialmente mortales, pueden socavar tu capacidad para moverte, disminuyendo tu capacidad de ejercicio y, potencialmente, la reduciendo tu esperanza de vida.

La mejora de la salud mental

De acuerdo con el CDC, la actividad física regular puede reducir el riesgo de enfermedades mentales y ayudar a reducir los síntomas en personas que ya tienen estas dolencias. Además del riesgo de suicidio que viene con muchas enfermedades mentales, el Instituto Dartmouth informa que las enfermedades mentales graves disminuyen la longevidad en 25 a 30 años. El tres por ciento de los estadounidenses tienen estas enfermedades que amenazan la vida, y el ejercicio regular puede ayudar a mejorar el pronóstico y la longevidad.

Más galerías de fotos



Escrito por van thompson | Traducido por mariana nonino