Dieta y ejercicio para la arteria carótida bloqueada

Las arterias carótidas llevan a cabo un trabajo muy importante ya que transportan sangre oxigenada al cerebro. Cuando tienes la enfermedad de la arteria carótida, el flujo de sangre a tu cerebro se ve comprometida. Las arterias carótidas se localizan a cada lado de tu cuello, provenientes del corazón y llegando hasta el cerebro. Es probable que ni siquiera sepas que tienes esta enfermedad, ya que no hay síntomas aparentes. Si te han diagnosticado la enfermedad de la arteria carótida debes cambiar inmediatamente tu estilo de vida para ayudar a mejorar tu pronóstico. Si no se atiende, una arteria carótida bloqueada puede provocar un accidente cerebrovascular (derrame cerebral) o un accidente isquémico transitorio.

Otros factores

La enfermedad de la arteria carótida está casi siempre acompañada por colesterol alto y presión arterial alta, o hipertensión. Comienza de la misma forma que cualquier otra arteria bloqueada, la arteria se obstruye y la placa se calcifica, reduciendo la arteria y limitando el flujo sanguíneo a través de ella. Cuando tienes la presión arterial alta y una arteria obstruida, el flujo sanguíneo se hace más turbulento, lo que puede desalojar el coágulo, lo que conduce a un accidente cerebrovascular. Cuando tienes altos niveles de colesterol, es mas probable que se adhiera al coágulo que se esta formando, haciendo la obstrucción más grande, lo que también puede provocar un derrame cerebral. El cambio en tu estilo de vida no debe sólo centrarse en mejorar la enfermedad de la arteria carótida, sino también para mejorar factores como la presión arterial alta o el colesterol alto, los cuales pueden empeorar tu enfermedad.

Cambio de estilo de vida terapéutico

De acuerdo con el National Heart Lung and Blood Institute, un enfoque de tres vías, que incluya la dieta, el ejercicio y la pérdida de peso, debe utilizarse para tratar la enfermedad de la arteria carótida. El mejorar tus hábitos alimenticios y aumentar tu actividad física conducirá a que pierdas peso. Estos tres elementos pueden mejorar tu pronóstico.

Dieta

Tu dieta debe hacer hincapié en limitar los alimentos altos en grasa. No más del 7% de tus calorías diarias deben provenir de grasas saturadas. En su lugar, trata de comer frutas, verduras, pescado y granos enteros. Mantener un seguimiento de tu nivel de colesterol y de la ingesta de sodio puede ayudarte a mejorar la presión arterial alta y los problemas de colesterol. Ten como objetivo comer 200 mg o menos de colesterol, y 2.300 mg o menos de sodio por día.

Alcohol

El alcohol se compone de calorías no nutritivas que hacen poco o nada por tu salud. Limitar la ingesta de alcohol puede ayudarte a perder peso y mejorar la enfermedad de la arteria carótida. El National Heart Lung and Blood Institute recomienda limitar el consumo de alcohol a dos bebidas por día para los hombres y una bebida al día para las mujeres.

Ejercicio

El ejercicio, especialmente cuando se combina con una dieta saludable, puede hacer maravillas por el cuerpo. El ejercicio puede ayudar a tratar y prevenir muchas enfermedades cardiovasculares como la enfermedad de la arteria carótida, la presión arterial alta y el colesterol alto. Para obtener beneficios cardiovasculares, el American College of Sports Medicine recomienda realizar de 20 a 30 minutos de ejercicio al día. Si normalmente eres sedentario, comienza con poca intensidad y aumenta a medida que te sientas cómodo. Antes de iniciar un nuevo programa de ejercicio, debes obtener la autorización de tu médico. Él puede decirte si tienes alguna restricción o si debes tomar algunas precauciones especiales debido a tu caso en particular.

Más galerías de fotos



Escrito por laura niedziocha | Traducido por francisco roca