Dieta, dolor y murmullos intestinales

El ruido intestinal o estomacal es una parte normal de la digestión. Tu cerebro envía una señal a los intestinos que desencadena la liberación de fluidos digestivos cuando empiezan las contracciones musculares. Este gruñido o murmullo te permite saber que es hora de comer. Cuando el ruido del estómago se acompaña de dolor, hinchazón o diarrea, discute los síntomas con tu médico. Puede indicar la presencia de un trastorno gastrointestinal subyacente.

Causas

Muchas condiciones pueden causar leve dolor y ruidos intestinales moderados. La gastroenteritis es una inflamación viral del estómago y los intestinos que puede conducir a dolor abdominal, diarrea, náuseas y vómitos. Los síntomas pueden durar dos días o más. Las necesidades dietéticas incluyen líquidos para evitar la deshidratación. La indigestión, con síntomas como un murmullo de estómago, dolor abdominal, hinchazón y ardor en el estómago, puede ser el resultado de comer muchos alimentos ricos en grasas, el consumo de alcohol, estrés y fatiga. Consumir una dieta baja en grasas y los cambios de estilo de vida pueden aliviar muchos de los síntomas. El estreñimiento, que es la dificultad en los movimientos del intestino o heces excepcionalmente duras, puede causar síntomas de dolor abdominal y vómitos. La ingesta inadecuada de agua y fibra, el estrés, la inmovilidad y el ejercicio insuficiente contribuyen al estreñimiento. Una dieta alta en fibra y líquidos son esenciales para evitar el mismo.

Condiciones

Cuando persisten los síntomas como murmullos de estómago y dolor, o si el dolor se intensifica, tienes que buscar atención médica. Estos síntomas pueden indicar la presencia de una condición que requiere intervención más que un cambio en la dieta. Por ejemplo, una obstrucción intestinal generalmente requiere hospitalización para la estabilización y la determinación de si la obstrucción es una obstrucción real o un íleo paralítico, que es la incapacidad de los músculos intestinales de mover el contenido. Se administran líquidos intravenosos para la hidratación y se coloca una sonda nasogástrica a través de la nariz hasta el estómago para extraer el aire y el fluido, que alivia el dolor abdominal mientras que el tratamiento es continuo.

Dieta

La intolerancia a la lactosa, con síntomas tales como dolor abdominal, gases y diarrea, es causada por la falta de la enzima lactasa, que es necesaria para digerir la lactosa. Las poblaciones étnicas y raciales con más riesgo de desarrollar intolerancia a la lactosa incluyen los indios americanos, afroamericanos, asiáticos y estadounidenses de origen hispano, según el National Digestive Diseases Information Clearinghouse. La intolerancia a la lactosa se gestiona a través de cambios en la dieta, que incluye productos lácteos sin lactosa y suplementos de la enzima lactasa. Otras condiciones que requieren restricciones dietéticas incluyen la enfermedad del reflujo gastroesofágico, que obliga a comer comidas más pequeñas y limitar los alimentos grasos; la enfermedad de Crohn, en la cual las comidas blandas pueden proporcionar menos molestias; y las alergias alimentarias.

Precaución

Los síntomas de murmullo estomacal con dolor de estómago pueden ser una indicación de condiciones que requieran intervención médica y cambios en la dieta. Los cálculos biliares pueden causar dolor intermitente conocido como cólico biliar, que puede estar presente durante muchos años sin causar molestia. La inflamación de la vesícula biliar, conocida como colecistitis aguda, ocurre en 1 a 3% de las personas con presencia de cálculos biliares, según el University of Maryland Medical Center. Si una piedra se aloja en el conducto biliar o en el caso de un ataque agudo severo, puede requerirse una cirugía de emergencia para quitarla.

Más galerías de fotos



Escrito por norene anderson | Traducido por marcela carniglia