Dieta para la digestión lenta

La digestión es una de las funciones más importantes de tu cuerpo, y debe ocurrir sin tu conocimiento consciente de su funcionamiento ordinario. Sin embargo, cuando la digestión no funciona correctamente, es motivo de preocupación. El estreñimiento, especialmente el crónico, puede conducir a una serie de problemas que incluyen la fatiga, sensibilidad a los alimentos, distensión abdominal, migrañas, mal aliento, mala absorción nutricional y las enfermedades. La digestión lenta no es normal y no debes aceptarla como tal. Una persona sana debe excretar los residuos por lo menos una vez al día.

Causas de un sistema digestivo lento


Mujer joven comiendo una hamburguesa con papas fritas.

Varias cosas pueden causar una digestión lenta, como comer alimentos procesados, tener demasiado estrés y hacer poco ejercicio. Si tu dieta es baja en los alimentos vegetales fibrosos y agua o si consumes una gran cantidad de comida chatarra, y un montón de carne y productos lácteos, éstos pueden retrasar la digestión. O, si no haces ejercicio y tienes altos niveles de estrés, comes a horas irregulares, tomas suplementos de hierro, analgésicos y antidepresivos, o si estás embarazada, esto también puede provocar una digestión lenta.

Una buena, buena buena... hidratación


Dos vasos de agua con limón.

Comienza el día con una taza de agua tibia y un jugo de limón con una proporción de cuatro a uno. El jugo de limón estimula al hígado a producir bilis, la cual es necesaria para la digestión eficiente. Una cucharada de vinagre de sidra de manzana o unas cucharaditas durante el día también pueden hacer maravillas. Ambos activan los jugos digestivos, que preparan al cuerpo para la ingesta de alimentos y ayuda a descomponer y eliminar las residuos no deseados que se han acumulado en el tracto digestivo. El agua es necesaria para el lavado de los intestinos, para el reblandecimiento de las heces y para prevenir el estreñimiento.

Alimentos de origen vegetal no transformados


Mujer bebiendo agua fuera de la casa.

La fibra se encuentra en alimentos vegetales, como verduras, frutas, frijoles, lentejas, granos enteros, nueces y semillas. La fibra soluble ablanda las heces, mientras que la fibra insoluble agrega volumen, estimula las contracciones intestinales y ayuda a que los alimentos pasen a través de los intestinos. Cuanto más refinado o procesado un alimento se vuelve, menos fibra contiene. Una gran cantidad de fibra se encuentra en la piel y las cáscaras de los alimentos. Bebe mucha agua, junto con alimentos fibrosos para evitar calambres y gases, y para ayudarte a mover el tracto digestivo.

Horario de las comidas y regularidad


Familia feliz comiendo pollo asado en la mesa.

Mastica bien los alimentos, ya que la digestión comienza en la boca con las glándulas salivales. Cuanto más trabajo hagas en la boca, menos deberá hacer el estómago. Intenta programar las comidas alrededor de la misma hora todos los días, y disfruta de ellas en un ambiente relajado y cómodo. Evita comer en exceso, controlando el tamaño de las porciones y siguiendo la regla del 80 por ciento. Deja de comer cuando te sientas lleno al 80 por ciento, en lugar de llegar al punto de estar lleno e incómodo. Un descanso de buena calidad también es importante, ya que gran parte de la digestión tiene lugar durante el sueño.

Alimentos para aumentar y alimentos que debes evitar


Manzana roja madura en la mesa de madera.

Evite la carne, el alcohol, los alimentos procesados, los alimentos grasos y fritos, que ralentizan el metabolismo, al igual que la leche, el queso y los helados. Los alimentos que ayudan a la digestión son los probióticos para establecer y reponer las bacterias intestinales beneficiosas, las cuales están en las manzanas, aguacates, espárragos, apio, fresas, higos, alcachofas, verduras de hojas verdes, remolachas, coles de Bruselas, los frijoles, la avena y el arroz integral. El ajo, jengibre, manzanilla, hinojo, perejil, cilantro, comino, cúrcuma y pimienta roja molida son hierbas y especies útiles. También puedes utilizar el aloe, aceite de ricino, semillas de linaza y las semillas de chía para facilitar la digestión. En general, se debe evitar la cafeína, pero si usted bebes de vez en cuando, puede estimular los intestinos.

Más galerías de fotos



Escrito por ilissa m. palmer | Traducido por mariana nonino