La dieta después del parto

El parto es una experiencia sorprendente y traumática. Generalmente es una experiencia feliz y no traumática a nivel emocional, pero sí lo es a nivel físico. El parto es un evento en la vida que cambia el cuerpo de la mujer para siempre. Algunas mujeres están tan sobrecogidas por la felicidad de tener al nuevo bebé, de las cosas que tienen que hacer y de la gente que tienen que ver luego del parto que se olvidan de hacer comidas regulares. Para una mujer que ha dado a luz la nutrición es importante porque debe obtener los nutrientes apropiados para ayudar al cuerpo a cicatrizarse más rápido.

Calorías extras si amamantas

Muchas mujeres quieren amamantar a sus bebés por lo menos durante los primeros meses porque es la forma más sana de alimentarlos. Las mujeres que eligen este método le deben prestar atención extra a la dieta porque para producir leche usan más calorías. El Lucile Packard’s Children’s Hospital at Stanford explica que si las mujeres no se alimentan bien durante la lactancia, pueden tener poca producción de leche. Se les recomienda comer por lo menos 1.200 calorías diarias, más unas 500 más que pueden ser dos pequeños tentempiés por día.

Comiendo un arco iris

Aparte de la forma en que la mujer alimente a su bebé, comer comidas de todos los colores la ayudará a obtener muchas vitaminas y minerales para reponerse rápidamente. El Lucile Packard’s Children’s Hospital at Stanford recomienda que durante el post-parto se ingieran comidas marrones como pan entero de trigo, arroz marrón y pasta de trigo por la fibra para prevenir la constipación. También recomienda comer verduras verdes como espinaca y frutas rojas, como las frambuesas para tener energía y antioxidantes. El amarillo es el símbolo de los aceites, grasas sanas como el aceite de oliva proveen vitaminas solubles. Debe también beber leche con bajo contenido de grasas y una variedad de proteínas magras como los pescados, las nueces y los porotos.

Ingesta de fluidos

Se recomienda a las mujeres que recién han tenido un bebé una buena ingesta de fluidos como agua, leche y jugo. El mejor fluido es el agua, pero si tomas otras bebidas una o dos veces por día es también aceptable. De acuerdo a la Palo Alto Medical Foundation tomar agua con frecuencia te puede ayudar a prevenir la constipación y las hemorroides, que son dos condiciones dolorosas que se pueden dar después del parto. La fatiga es común después de tener un bebé, pero la Palo Alto Medical Foundation señala que al beber fluidos promueve buenos niveles de energía.

Comidas con alto contenido de fibras

Las comidas con alto contenido de fibras pueden beneficiar a las mujeres después del parto y puede ayudar a animar a los movimientos regulares de los intestinos. La página Internet Pregnancy Zone señala que además de reducir la constipación, una dieta rica en fibras puede reducir los problemas digestivos que a veces ocurren después de las cesáreas. Las comidas ricas en fibras incluyen a las frutas, las verduras y los granos enteros como el arroz marrón y el pan de trigo 100%.

Ingesta de hierro

Haya sido el parto por cesárea o vaginal, las mujeres tienden a perder hierro cuando dan a luz. Los bajos niveles de hierro hacen que una mujer se sienta debil y cansada. Las comidas ricas en hierro como los huevos, la carne, el cerdo y la espinaca, pueden aumentar los niveles de hierro en el post-parto, de acuerdo a la página de Internet Pregnancy Zone. Estas comidas pueden aumentar el nivel de energía de las mujeres que deben sentirse fuertes y energizadas para cuidar a sus bebés.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah davis | Traducido por adriana de marco