Dieta después de una cirugía por cálculos biliares

Tu vesícula biliar es un órgano pequeño en forma de pera que se encuentra en el abdomen y contiene la bilis. Una dieta alta en grasas y colesterol puede causar que la bilis se endurezca en la vesícula biliar, formando cálculos biliares; puedes necesitar que te la extirpen quirúrgicamente. Las personas que sufren de enfermedad de la vesícula, o que han tenido recientemente una cirugía de cálculos biliares, reciben beneficios al seguir una dieta baja en grasas y colesterol.

Dieta baja en grasas


Una mujer come una ensalada saludable.

La bilis ayuda a digerir las grasas. Después de que la vesícula ha sido extirpada, el cuerpo no puede producir suficiente bilis para digerir las grasas de los alimentos, causando dolor de estómago y diarrea. Para ayudar a prevenir estos síntomas, evita los aceites hidrogenados, grasas animales, margarina, grasas saturadas y los alimentos fritos. No debes eliminar todas las grasas de tu dieta. Las grasas saludables como el aceite de oliva, aceite de semilla de lino y los ácidos grasos omega 3 deben incluirse en pequeñas cantidades, ya que el cuerpo se beneficia de estas grasas saludables. Sigue una dieta estricta baja en grasas de cuatro a seis semanas inmediatamente después de que te hayan quitado la vesícula biliar.

Dieta alta en fibra


Arroz con frijoles.

Una dieta alta en fibra evita el estreñimiento y el exceso de producción de gases después de dicha cirugía, manteniéndote más cómodo. La fibra, con una ingesta adecuada de líquidos, se mueve a través del tracto digestivo con poco esfuerzo, manteniendo las vías libres de obstrucciones. Las opciones ricas en fibra incluyen las pastas de trigo integral, avena (oatmeal), guisantes (peas), lentejas (lentils) y frijoles negros. Debes tratar de consumir de 25 a 38 g de fibra al día.

Frutas y vegetales frescos


Frutas y verduras en venta en un mercado.

Después de que la vesícula haya sido extirpada, una dieta rica en frutas y verduras orgánicas y frescas será buena para ayudarte a sanar. Además de proporcionar fibra, las frutas y verduras frescas son bajas en grasa y contienen las vitaminas y minerales necesarios. Las frutas y verduras recomendadas son las remolachas (beets), pepinos (cucumber), cebollas, ajo, uvas, limones, tomates, manzanas y bayas (berries). Ten cuidado con los vegetales que se sabe que causan gases, como la col (cabbage), el brócoli, la coliflor y las coles de bruselas, ya que pueden causar trastornos digestivos.

Consejos útiles de dieta


Pollo a la plancha con verduras.

Cuando te ajustas a una dieta después de una cirugía de vesícula biliar, hay muchas cosas que puedes hacer para disminuir las molestias. Estos consejos incluyen elegir carne y mariscos magros y cortar toda la grasa visible de la carne. Pregunta a tu médico acerca de tomar un suplemento vitamínico; si no obtienes suficiente vitamina C, vitamina E o calcio puede hacer que tengas molestias digestivas. Añade cúrcuma (tumeric) y jengibre (ginger) a las comidas, ya que ambos ayudan a producir bilis y a digerir las grasas. Cuando cenes en restaurantes, evita agregar aderezo a las ensaladas, elige pollo o pescado a la plancha y arroz o papa (potato) sin mantequilla o crema agria.

Más galerías de fotos



Escrito por michael bartlett | Traducido por daniela fedorov