Dieta después de la cirugía de fractura de hueso

Mantener una dieta equilibrada es importante mientras te recuperas de una cirugía de fractura de hueso. Las fracturas pueden tardar semanas, meses o incluso hasta un año para sanar, de acuerdo con Civista Medical Center en Maryland. Como resultado, tus actividades probablemente estarán restringidas. Para acelerar la recuperación y mantener la salud en general, vigilar lo que comes es importante.

Inmediatamente después de la cirugía

Antes de tu cirugía (si no fue una emergencia) es probable que no tuvieras permitido tomar ningún alimento o bebida. Durante unos días después de la cirugía, puedes tener falta de apetito. Antes de tu salida del hospital, te pedirán que consumas líquidos y, posiblemente, una merienda ligera (como galletas). En un principio, apégate a los alimentos suaves, como galletas y caldo.

Dieta balanceada

Una dieta equilibrada puede ayudarte a mantener un peso corporal saludable y el bienestar mientras te recupera de una cirugía de hueso. La National Academy of Sports Medicine recomienda 2.000 calorías al día si no estás a dieta. Si estás tratando de perder exceso de libras, consigue por lo menos 1.200 calorías si eres mujer y de 1.500 a 1.800 calorías si eres hombre; comer muy pocas calorías puede lentificar tu metabolismo y el proceso de curación. Mantente hidratado bebiendo mucha agua y trata de comer un bocadillo o una comida equilibrada cada tres a cuatro horas para mantener la energía. Una dieta equilibrada debe incluir una variedad de alimentos saludables como carnes magras, frutas, verduras, granos integrales y productos lácteos bajos en grasa.

Vitamina D y calcio

La vitamina D puede facilitar la curación del hueso, de acuerdo con Civesta Medical Center. Esta ayuda a tu cuerpo a absorber el calcio, que es necesario para el crecimiento óseo, la curación y el desarrollo. Sin las cantidades adecuadas de vitamina D y calcio, tu cuerpo tomará el calcio de los huesos y esto puede retrasar la curación. La vitamina D se puede encontrar en el pescado, yemas de huevo, margarina y leche fortificada. Los mejores fuentes de calcio son el salmón enlatado, la leche fortificada y el yogur, las almendras y las verduras cocidas, de color verde oscuro.

Consideraciones

Obtén una cantidad adecuada de proteínas para acelerar la cicatrización de la incisión. La cantidad que necesitas depende de tu peso. La National Academy of Sports Medicine sugiere multiplicar tu peso por 0,36 para determinar la cantidad de proteína que debes recibir diariamente. Por ejemplo, si pesas 130 libras, debes obtener 46,8 gramos de proteína. Habla con tu médico antes de comenzar cualquier suplemento vitamínico o de calcio después de la cirugía de fractura de hueso. El ejercicio es también una parte importante de mantenerse saludable. Aunque la cirugía de fractura de hueso puede limitar drásticamente la participación en actividades físicas, habla con tu médico acerca de las actividades autorizadas. Dependiendo de la naturaleza de tu lesión, es posible que se te permita participar en actividades de bajo impacto o hacer ejercicios de terapia física a medida que sanas.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle zehr | Traducido por maría j. caballero