La dieta después de un aborto

Si has tenido un aborto, tu cuerpo ha experimentado los cambios del embarazo y la carga nutricional añadida al soportar un feto. La utilización de calcio, hierro y vitamina B9 o ácido fólico, pueden haber aumentado. Tras un procedimiento de aborto médico o quirúrgico, podrías experimentar un sangrado prolongado o abundante, reducción de tus niveles corporales de hierro y vitaminas B12, B9 y B2 o de la riboflavina. Para reducir el riesgo de anemia y osteoporosis, tu dieta debe mantener el equilibrio nutricional entre todos los grupos de alimentos y hacer hincapié en el hierro, las vitaminas del complejo B y el calcio.

Proteína


Tu cuerpo también necesita proteína en la dieta con el fin de producir nuevos glóbulos sanguíneos.

Tu cuerpo también necesita proteína en la dieta con el fin de producir nuevos glóbulos sanguíneos, y los alimentos ricos en proteínas contienen muchos de los nutrientes que mejorarán el conteo sanguíneo después de un aborto. Tres onzas de pescado, mariscos, carne de res, cerdo, pollo, cordero, pavo y frijoles secos y cocidos, y guisantes, proporcionan proteínas y cantidades importantes de hierro y vitaminas del complejo B. Para mantener un peso saludable, come una o dos porciones diarias de alimentos ricos en proteínas que tengan menos grasa, como el atún, el bacalao, el solomillo de ternera y el pollo sin piel. El National Women’s Health Information Center informa que algunas investigaciones indican que consumir pescado puede aliviar la depresión durante y después del embarazo.

Lácteos

Los productos lácteos bajos en grasa satisfacen muchas de tus necesidades persistentes de un embarazo terminado, mientras mantienes una ingesta baja en calorías. Mantiene las reservas de calcio en los huesos y dientes e incrementa tu consumo de vitamina D para la absorción de calcio y todas las vitaminas B correspondientes, con dos o tres tazas de leche.

Cereales

A diferencia de los suplementos de vitaminas y minerales, algunas marcas de cereales fortificados proporcionan el 100 por ciento de los valores diarios de hierro y vitamina B, así como de proteínas, fibra dietética y otros nutrientes importantes. Los cereales de grano integral bajos en azúcar, como las hojuelas de salvado de trigo, también son bajos en calorías con el fin de promover el control de peso. Otros alimentos de grano para una nutrición similar son el arroz integral, el pan de trigo integral y la harina de avena. Sigue las guías de porciones de las etiquetas del paquete para seis u ocho porciones diarias.

Verduras y frutas

Estos dos grupos de alimentos proporcionan el resto de tus requerimientos de vitaminas y minerales, así como fibra dietética para mejorar tu calidad digestiva y favorecen la absorción de nutrientes. Come de cuatro a cinco porciones de cada una de las frutas y hortalizas en ½ o 1 taza. El U.S. Department of Agriculture considera que las verduras de color rojo, naranja y verde, como los tomates, las zanahorias y el brócoli, y las frutas enteras en lugar de frutas en jugo, como los nutrientes más abundantes en calorías en estas categorías.

Más galerías de fotos



Escrito por nancy clarke | Traducido por rafael ernesto díaz