¿Qué dieta debo seguir en el octavo mes de embarazo?

En el octavo mes de embarazo, has alcanzado la recta final. Tu bebé todavía crece algo en esta etapa y necesitas prepararte para el parto. Mantener la buena nutrición en esta etapa del embarazo puede ser difícil, ya que el bebé aplasta tu estómago e intestinos, aumentando la acidez y haciendo difícil comer mucho al mismo tiempo. Una alimentación saludable requiere algunos ajustes pero pagarás dividendos por ti y tu bebé.

Vitaminas y minerales

El calcio y el hierro siguen siendo componentes importantes de la dieta del embarazo, especialmente en los últimos meses del embarazo. Podrás experimentar una cierta pérdida de sangre durante el parto, así que asegúrate de que tus almacenes de hierro puedan manejar la pérdida tomando vitaminas prenatales con hierro y aumentando tu ingesta de alimentos ricos en hierro como vegetales de hojas verdes, proteína animal y mariscos. Respeta las restricciones recomendadas en pescados y mariscos para las mujeres embarazadas limitando tu ingesta a dos comidas por semana y evitando el tiburón, el pez espada, la caballa y el blanquillo, que contienen grandes cantidades de mercurio potencialmente dañinas, según la Environmental Protection Agency. Continúa acentuando la ingesta de calcio para mantener tus huesos y los de tu bebé saludables. Limita la ingesta de sodio a 2.300 miligramos por día o menos para reducir la excesiva retención de líquidos, aconseja el University of Washington Medical Center, especialmente si tienes la presión arterial alta.

Proteínas, carbohidratos y grasas

La proteína forma los bloques de tejido. Tu bebé todavía está aumentando media libra por semana en el octavo mes y necesita mucha proteína para el crecimiento. Toma entre 75 y 100 gramos de proteína al día durante el embarazo, sugiere la American Pregnancy Association. La proteína adecuada de las fuentes animales, lácteos, legumbres y frutos secos también te ayudará a reparar los tejidos dañados en el parto. Las grasas buenas como los ácidos grasos omega-3, que se encuentran en los peces, podrían facilitar el desarrollo del cerebro de tu bebé. Disminuye la ingesta de azúcares simples para mantener tu peso dentro de límites normales, pero come cereales integrales, frutas y verduras por su contenido mineral y vitamina esencial.

Minimizar las dolencias gastrointestinales

El ardor de estómago puede molestarte a finales del embarazo, cuando disminuye tu acción intestinal no sólo debido a los altos niveles de progesterona, sino también los efectos mecánicos de compresión por tu bebé en crecimiento. Los vegetales cocidos pueden producir menos gases y molestias intestinales que los crudos. Algunos alimentos podrían provocarte ardor de estómago pero no en tu mejor amigo. Debes conocer tus alimentos desencadenantes y limitarlos si es posible. La fibra en las frutas y los vegetales puede ayudar a mantenerte regular, reduciendo el estreñimiento, otro flagelo de la última etapa del embarazo.

Pequeñas cantidades frecuentemente

Sentarse a una cena al estilo de acción de gracias con todo desde sopa a las nueces probablemente no te sentará bien en el octavo mes de embarazo. En cambio debes concentrarte en comer alimentos saludables un poco a la vez. Cuando no te sientas particularmente hambrienta, es fácil picotear comida. Esto está bien si estás escogiendo alimentos saludables pero no está bien si estás agarrando un puñado de dulces de la bolsa mientras pasas por ahí. Las opciones saludables fáciles de comer pequeños en paquetes incluyen medio sándwich de carne, carne de verdad, no procesada, para reducir tu consumo de sodio, hecha con pan integral, un puñado de frutos secos, una taza de yogur o una ensalada con pollo en cubos o atún. Prueba la mantequilla de cacahuete en manzanas o apio para obtener proteína y fibra.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por maria gloria garcia menendez