La dieta de Coumadin

Coumadin, también conocido como warfarina , es un anticoagulante prescrito para tratar y prevenir los coágulos de sangre, así como los accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos. Algunos alimentos reducen la eficacia de este medicamento que diluye la sangre, de modo que presta atención a lo que estás comiendo. Por ejemplo, Coumadin tiene una interacción significativa fármaco-nutriente con la vitamina K, que es un participante clave en el mecanismo de la coagulación de la sangre.

Interacción

Cuando se consumen grandes cantidades de alimentos ricos en vitamina K o suplementos de vitamina K con Coumadin o alteras la cantidad consumida, se reduce la eficacia anticoagulante de la warfarina y se incrementa la cantidad de Coumadin necesaria. Por otro lado, la reducción de tu ingesta en gran medida puede aumentar el efecto. Por lo tanto, la ingesta de vitamina K debería mantenerse constante con el fin de conservar los niveles de Coumadin dentro de un nivel terapéutico estable.

Recomendaciones dietarias

National Institutes of Health recomienda mantener la ingesta de vitamina K en forma consistente, limitando tu consumo de alimentos considerados ricos en vitamina K a no más de 1 porción por día y los alimentos con cantidades moderadas de vitamina K a no más de 3 porciones por día.

Vegetales

Los vegetales de hojas verdes son fuentes dietéticas de vitamina K muy ricas, entre los que se encuentran la col rizada, la espinaca, la col, el nabo, las hojas de mostaza, la acelga y el perejil. No es necesario que elimines estas fuentes de tu dieta, sino que no cambies significativamente tu consumo normal. Come la misma cantidad cada día y de semana en semana. Otras hortalizas que son moderadamente altas en vitamina K son los espárragos, el brócoli, el aguacate , las coles de Bruselas, el repollo, la coliflor, las endibias, la escarola, la lechuga, la cebolla de verdeo, las algas púrpura y el berro. Las verduras bajas en vitamina K son las zanahorias, las patatas, los tomates, los pimientos y el maíz.

Frijoles y grasas

Los garbanzos, las lentejas, los frijoles mungo y la soja también son ricos en vitamina K. Evita comer cantidades excesivas de dichos alimentos, y en cambio trata de mantener un consumo constante. Varios aceites también son fuentes de vitamina K, incluyendo los aceites de canola, de soja y de pescado, como como también la mayonesa y los pistachos.

Otros alimentos

El té verde, el hígado, los arándanos y el jugo de arándanos, el kiwi, el mango y el alcohol también pueden afectar la eficacia del Coumadin. El jugo de arándanos puede aumentar su efecto, dando lugar a problemas de sangrado. La ingestión de más de 3 bebidas de alcohol al día puede aumentar ciertos efectos secundarios de Coumadin porque tanto el alcohol como el Coumadin se metabolizan en el hígado. Consulta a tu médico para obtener más información sobre estas interacciones entre alimentos y medicamentos.

Suplementos dietéticos

Adicionalmente, la matricaria, el ajo, el ginkgo biloba, el jengibre, el regaliz, el trébol rojo, la pimienta, la hierba de San Juan, la hierba de trigo y los ácidos grasos omega-3 también pueden afectar la coagulación sanguínea. El consumo de cualquiera de estos suplementos dietéticos puede requerir un cambio en la dosis de Coumadin. Ensure, Boost y Carnation Instant Breakfast también contienen vitamina K. Si estás tomando estos suplementos, mantén un consumo constante. Consulta a tu médico antes de tomar cualquier suplemento dietético.

Más galerías de fotos



Escrito por danna biala | Traducido por nieves fragola