Una dieta controlada en carbohidratos

El control del peso presenta un importante problema de salud en los Estados Unidos. De 2009 a 2010, cerca del 70% de los adultos tenía sobrepeso u obesidad, de acuerdo con la Red de Información de Control de Peso. En la búsqueda de una solución para la batalla contra el sobrepeso, lo más probable es que encuentres una gran variedad de consejos para bajar de peso. Las dietas que controlan la ingesta de hidratos de carbono son uno de estos enfoques. Mientras que una dieta con carbohidratos controlados puede ofrecerte una solución de pérdida de peso a corto plazo, los estudios indican que puede no ser beneficiosa en el largo plazo.

Todo sobre la insulina

Todas las dietas que controlan los carbohidratos tienen el mismo objetivo: controlar los niveles de insulina. La insulina es una hormona crucial necesaria para que tus células absorban glucosa, que es una forma importante de energía, desde el torrente sanguíneo. Cuando los niveles de insulina son bajos, el cuerpo utiliza las fuentes de combustibles alternativas, tales como la grasa. Tener más glucosa circulando en la sangre o almacenada en forma de glucógeno le proporciona a tu cuerpo la fuente de combustible preferida. Las dietas que controlan los carbohidratos, agotan las reservas de glucógeno del cuerpo y luego mantienen tu producción de insulina relativamente baja, de modo que tu cuerpo use la grasa como combustible, lo que resulta en la pérdida de peso.

Tipos de dietas que controlan los carbohidratos

Las dietas que controlan los carbohidratos son principalmente de tres formas: bajas en carbohidratos, con bajo índice glucémico y con baja carga glucémica. Las dietas bajas en carbohidratos hacen hincapié en el número total de hidratos de carbono en lugar del tipo de carbohidratos que comes cada día. Este método refleja la premisa de que la restricción de la ingesta total de carbohidratos es el factor más importante para bajar de peso. Las dietas con bajo índice glucémico hacen hincapié en el tipo de hidratos de carbono que consumes y no necesariamente en la cantidad total. La idea es que no todos los carbohidratos son iguales. Algunos carbohidratos aumentan el azúcar en la sangre con más rapidez y más drásticamente que otros. Así que el objetivo es comer carbohidratos que tienen el menor efecto sobre la secreción de insulina. El tercer tipo de dieta que controla los carbohidratos, con baja carga glucémica, tiene en cuenta el tipo de hidratos de carbono y la cantidad total comida por porción.

Inconvenientes

Las dietas que controlan los carbohidratos no están exentas de inconvenientes. Las dietas bajas en hidratos de carbono a menudo requieren que evites alimentos que suelen considerarse sanos, como frutas o granos, al menos durante la fase inicial. También puedes experimentar cierta fatiga temporalmente hasta que tu cuerpo se adapte. Estas dietas también pueden contener cantidades de grasa mayores que las recomendadas. Las dietas con bajo índice glucémico y con baja carga glucémica restringen los alimentos de mayor índice glucémico, algunos de los cuales son saludables, como los plátanos y las zanahorias.

Veredicto final

Las dietas que controlan los carbohidratos pueden ofrecerte beneficios de pérdida de peso a corto plazo sobre las dietas tradicionales con restricción de calorías. Según los datos a corto plazo de las dietas restringidas en carbohidratos, son buenas para mejorar la sensibilidad a la insulina y mejorar el control de la glucosa, de acuerdo a una revisión publicada en la revista "Obesity Reviews". Cuando se trata de los beneficios de pérdida de peso a largo plazo, la restricción de hidratos de carbono no parece ofrecer ventajas sobre el método tradicional, de acuerdo con la revisión, publicada en agosto de 2005. A la larga, el antiguo consejo todavía se aplica: lo mejor es establecer hábitos alimenticios saludables y balanceados y realizar una actividad física para ayudar a controlar el peso.

Más galerías de fotos



Escrito por janet renee, ms, rd | Traducido por agustina dowling