Dieta baja en carbohidratos para la diabetes gestacional

Según la American Diabetes Association, el 18 por ciento de las mujeres embarazadas desarrollan diabetes gestacional. Este puede ser un diagnóstico aterrador, pero con una dieta adecuada, ejercicios según las recomendaciones de tu proveedor de cuidado de salud y los medicamentos, de ser necesarios, puedes tener un embarazo saludable y un bebé sano. Habla con un dietista registrado o con tu proveedor de atención médica acerca de un plan de tratamiento, incluyendo las recomendaciones de nutrición, a la medida de tus necesidades individuales.

Una cuestión de equilibrio


Alimentos ricos en carbohidratos.

La diabetes gestacional generalmente se produce al final del embarazo cuando las hormonas cambian y el cuerpo no es capaz de mantenerse al día con las demandas de insulina. Esto da lugar a que la glucosa o azúcar, permanezca en la sangre en lugar de llegar a las células, donde el cuerpo las necesita para producir energía. La glucosa proviene de los carbohidratos que comes. Al equilibrar la cantidad de carbohidratos en tus comidas y aperitivos durante el día, eres más capaz de controlar el azúcar en la sangre. La American Academy of Family Physicians recomienda que las mujeres con diabetes gestacional limiten su ingesta total de carbohidratos a aproximadamente el 40 por ciento de sus calorías totales, comiendo la mayoría de ellas en el almuerzo.

Carbohidratos saludables


Vegetales.

Dado que una dieta moderadamente baja en carbohidratos es la recomendación para la diabetes gestacional, la elección de los carbohidratos más nutritivos se vuelve mucho más importante. La National Institutes of Health sugiere que los alimentos ricos en fibra y carbohidratos de granos enteros son los más sanos. Debes apuntar de seis a más porciones al día, incluyendo pan integral, pastas integrales, arroz integral y verduras. Los vegetales contienen pequeñas cantidades de carbohidratos, pero también grandes cantidades de vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales para un embarazo saludable. Las excepciones incluyen verduras con almidón como el maíz, los guisantes, las papas, judías y calabazas de invierno. Aunque nutritivos, los vegetales con almidón contienen tantos carbohidratos como el pan y la pasta. Trata de comer de tres a cinco porciones de verduras sin almidón al día. También necesitas de dos a cuatro porciones de fruta entera, fruta fresca en vez de jugos de frutas o frutas enlatadas en jarabes, y cuatro porciones de leche baja en grasa o leche sin grasa o productos lácteos. Evita los alimentos con azúcar como postres, jugos, caramelos y bebidas azucaradas.

Proteínas


Carne magra de res.

Junto con la limitación de los carbohidratos, debes incluir alimentos proteínicos magros en cada comida o merienda. Esto te ayudará a mantener un nivel de azúcar en la sangre saludable, disminuyendo la velocidad con que los carbohidratos ingresan al torrente sanguíneo. Las aves de corral, la carne de res magra, la carne de cerdo y las judías son buenas fuentes de proteína magra. El salmón y el atún ligero enlatado son buenas opciones de pescado, pero evita el tiburón, la caballa, el blanquillo y el pez espada durante el embarazo, debido a los altos niveles de mercurio, recomienda la FDA.

Planes de comida saludable


Cena de salmón.

Los ejemplos de planes de comidas saludables podrían incluir un huevo con una rebanada de jamón y una taza de leche descremada o un burrito con huevo y verduras en una tortilla de trigo integral para el desayuno. Para el almuerzo, prueba con un sándwich de pollo en pan integral con una pieza de fruta y yogur o ensalada de pasta de trigo entero con verduras, queso bajo en grasa y aderezo ligero, junto con un batido de frutas. La cena puede incluir salmón a la parrilla con arroz integral, brócoli y leche descremada o chuletas de cerdo, manzanas salteadas y cebollas con una pequeña papa dulce al horno. Incluye bocadillos como galletas de grano entero con queso, fruta con mantequilla de maní, verduras bañadas en yogur griego natural o mezcla de frutos secos con nueces y una pequeña cantidad de frutos secos.

Más galerías de fotos



Escrito por kristin mortensen | Traducido por ana karen salgado beltrán