¿Una dieta baja en carbohidratos afecta los movimientos intestinales?

Comer pocos carbohidratos involucra hacer muchos cambios en tu dieta, y también puede causar muchos cambios en la forma como tu cuerpo funciona. Es común para las personas con dietas bajas en carbohidratos experimentar cambios en sus movimientos intestinales, especialmente durante las primeras semanas. A pesar de que la mayoría de las personas no nota ningún cambio en sus movimientos intestinales, la constipación es un problema frecuente, aunque algunas personas pueden sufrir de diarrea.

Constipación

Si experimentas dolor cuando tienes movimientos intestinales o si no vas al baño tan frecuentemente como estás acostumbrado, puede deberse a que comes menos fibra que antes, especialmente si antes estabas acostumbrado a comer en el desayuno cereales con muchos carbohidratos y con un alto contenido de fibra y granos enteros. Si tus heces están secas, también es muy probable que no estés tomando suficiente agua. Comer pocos carbohidratos hace que tu cuerpo retenga menos agua y la excrete más. Deshidratarte cuando comes menos carbohidratos no solamente puede causar constipación, sino también dolores de cabeza, fatiga e irritabilidad.

Fibra baja en carbohidratos

Puedes obtener suficiente fibra en tu dieta baja en carbohidratos sin la necesidad de granos enteros y leguminosas. Balancea tu dieta baja en carbohidratos con diferentes fuentes de fibra, especialmente vegetales sin almidón. Una porción generosa de una o dos tazas por comida te ayudará a obtener suficiente fibra en tu dieta para ayudar a tu tracto gastrointestinal. Por ejemplo, puedes servirte huevos revueltos con pimientos rojos y coliflor, tu almuerzo puede estar basado en una ensalada de vegetales frescos con tomates y aguacate y tu cena puede estar acompañada de coles de Brusela y cebollas. También puedes añadir linaza, psyllium y trigo a tu dieta si sientes que necesitas fibra adicional para evitar la constipación.

Hidratación

Ya que comer pocos carbohidratos puede ser diurético y causar una ligera deshidratación, toma de ocho a diez vasos de agua cada día. El agua es mejor, pero también puedes obtener el líquido que necesitas de bebidas bajas en carbohidratos, como café sin azúcar, té herbal o agua mineral. El doctor Eric C. Westman propone en su libro "La Nueva Atkins para Usted", añadir un poco de sal a tu comida, aproximadamente 1/2 cucharadita al día, para ayudarte a retener más agua en tu cuerpo y prevenir la deshidratación y los movimientos intestinales infrecuentes. Consulta con tu médico si te dijeron limitar tu consumo de líquido o sal.

Un poco sobre la diarrea

La causa más probable de diarrea cuando comes pocos carbohidratos es la intolerancia a la lactosa o un consumo muy alto de grasas. Muchos programas de dietas bajas en carbohidratos recomiendan consumir cantidades significativas de queso, y si no estás acostumbrado a comerlo normalmente, el aumento de consumo de lactosa puede desencadenar la diarrea. Reduce los lácteos si sospechas de este problema. Otra opción es que tu diarrea se deba al cambio de una dieta rica en carbohidratos y pocas grasas a una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas. Si tu cuerpo no está acostumbrado a comer mucha grasa, puede no ser capaz de digerirlo adecuadamente. Reduce tu consumo de grasa y auméntalo gradualmente para permitirle a tu cuerpo que se ajuste y para prevenir problemas relacionados con tus movimientos intestinales.

Más galerías de fotos



Escrito por aglaee jacob | Traducido por karly silva