Dieta para el cáncer de próstata y el incremento del APE

El cáncer de próstata es el tipo de cáncer más común entre los hombres de Estados Unidos, con 223,307 casos nuevos diagnosticados y 29,093 muertes durante el 2007 de acuerdo a los Centers for Disease Control and Prevention. Un nivel de antígeno prostático específico, o APE (PSA o prostate-specific antigen en inglés) en aumento es uno de los primeros síntomas de la enfermedad. Las etapas posteriores causan una serie de problemas sexuales y de salud que pueden ser vergonzosos y perjudiciales para el autoestima. Los cambios en la dieta pueden mejorar la salud e incluso ayudar a prevenir las enfermedades de la próstata como el cáncer.

Importancia


El exceso de grasa alrededor de la sección media del cuerpo incrementa el riesgo de padecer enfermedades.

La Prostate Cancer Foundation reporta que el exceso de grasa, especialmente la grasa alrededor de la parte media de tu cuerpo, está asociada con un incremento en el riesgo de sufrir muchas enfermedades incluyendo el cáncer de próstata, en particular la versión agresiva de esta enfermedad. El exceso de grasa causa una inflamación crónica que da como resultado un incremento en los radicales libres dañinos, y a su vez los radicales libres pueden descomponer el tejido normal y fomentar el desarrollo de cáncer. Añadir alimentos anti-inflamatorios a tu dieta puede ayudarte a controlar el proceso inflamatorio, pero la forma más rápida de reducir la inflamación es bajar de peso.

Proteína


La carne roja incrementa el riesgo de sufrir el agrandamiento de la próstata.

El consumo diario de carne triplica el riesgo de sufrir un agrandamiento de la próstata, y el consumo regular de leche duplica el riesgo de acuerdo al Dr. Neal D. Barnard de Cancer Project. El método que se usa para cocinar la carne también es un factor a tomar en cuenta. La sobrecocción de la carne a temperaturas altas crea un tipo de carcinógeno que se ha demostrado que causa cáncer de próstata en los animales. La carne asada al carbón produce un conjunto de carcinógenos que desencadenan mutaciones en el ADN de las células prostáticas. Los hombres asiáticos tienen niveles más bajos de cáncer de próstata que pueden deberse a los altos niveles de soja y legumbres en su dieta, ya que estos alimentos contienen químicos vegetales conocidos como fitoestrógenos que pueden ayudar a prevenir el cáncer de próstata.

Frutas y verduras


Las frutas frescas y las verduras reducen el riesgo de sufrir enfermedades.

Los antioxidantes en las especias y en las coloridas frutas y verduras pueden ayudar a combatir la inflamación. Un estudio publicado en "Cancer Research” en enero del 2007 demostró que alimentar a ratas macho con tomates redujo el peso de los tumores en un 34% y que el brócoli redujo el peso de los tumores en un 42%, mientras que una combinación de ambos alimentos causó una reducción del 52% en el peso de los tumores. Los investigadores que estudiaron a más de 600 hombres recientemente diagnosticados con cáncer de próstata en el área de Seattle y que publicaron sus resultados en el año 2000 en el “Journal of the National Cancer Institute” demostraron que un consumo elevador de vegetales, particularmente crucíferas como el brócoli, la coliflor (cauliflower), las coles de bruselas (brussels sprouts), la col rizada (kale), el repollo (cabbage) y la col china (bok choy), está asociado con una reducción en el riesgo de padecer esta enfermedad.

Grasas


El aceite de oliva es una grasa saludable.

Es necesario que consumas un poco de grasa en tu dieta por razones de salud, pero debe ser una cantidad insignificante. Entre las grasas saludables se encuentran las grasas mono y poliinsaturadas como las de los pescados grasos y las nueces. Estas grasas ayudan a proteger al cuerpo de enfermedades cardíacas y cambios negativos en el cerebro asociados con el envejecimiento, de acuerdo a Helpguide.org. Sin embargo, en el caso del cáncer de próstata los estudios están en desacuerdo con respecto a si las grasas, incluso los ácidos grasos omega-3 saludables, ayudan o empeoran la enfermedad. Un estudio publicado en la edición de noviembre-diciembre del 2013 de "Prostaglandins, Leukotrienes and Essential Fatty Acids" indica que varios estudios científicos demuestran una relación entre el consumo elevado de omega-3 y grasas insaturadas y el incremento en el riesgo de sufrir cáncer de próstata. Cuando consumas grasas elige las insaturadas saludables y limita su consumo a 10 o 15% de tu ingesta calórica diaria, de acuerdo al Physician's Committee for Responsible Medicine's Food for Life Cancer Project.

Más galerías de fotos



Escrito por bonnie singleton | Traducido por juliana star