Dieta blanda luego de un ataque de diverticulitis

Un ataque de diverticulitis puede ser una experiencia muy dolorosa. Esta enfermedad ocurre cuando los bolsillos de los divertículos en el revestimiento del colon se infectan. Puedes experimentar síntomas de dolor de estómago, náuseas, vómitos y deposiciones con sangre. Hasta que tus síntomas mejoren, el médico puede recomendar reposo intestinal, líquidos intravenosos y medicamentos. Cuando tu médico te permita comenzar a comer alimentos sólidos de nuevo, una dieta blanda con frecuencia se recomienda inicialmente para permitir que tu cuerpo se cure.

Panes, cereales y granos

Los panes de almidón, cereales y granos pueden fácilmente formar parte de tu dieta blanda después de un ataque de diverticulitis. Elige los elementos que sean de color blanco o hechos de trigo refinado. Selecciona panes blandos y sin costras duras. Se pueden comer como bocadillos o como una comida los cereales blandos o tibios que son bajos en fibra. Por lo general, también se puede tolerar la pasta blanca y los fideos, y esto puede añadir calorías a tu comida. Los alimentos que se deben evitar son los almidones que tengan tres o más gramos de fibra por porción, los panes o cereales con frutos secos y semillas y las patatas y galletas fritas o con alto contenido de grasa.

Frutas y hortalizas

La incorporación de frutas y verduras de fácil digestión también se recomienda con tu dieta blanda. Puedes utilizar jugos de frutas y verduras sin trozos o pulpa como una bebida. También puedes comer frutas blandas como plátano, melón, puré de manzana o frutas enlatadas como mandarinas, melocotones o peras. Es menos probable que toleres las frutas que tienen semillas o membranas, así como cualquier fruta seca. Debes vaporizar las verduras en tu dieta blanda, y deben poder cortarse con tenedor. Las zanahorias y el puré de papas son buenas opciones. Evita los vegetales crudos o que provocan gases como brócoli, cebolla, coliflor (cauliflower) y repollo (cabbage) para evitar el malestar estomacal.

Productos lácteos

Los alimentos lácteos pueden ser una buena fuente de proteínas y calorías mientras estás en una dieta blanda. También puedes incluir leche, yogur suave, queso duro, queso cottage, helados y batidos en las comidas. Observa tu tolerancia a la grasa y si tienes dolor de estómago o diarrea con los alimentos altos en grasa, trata de seleccionar un producto bajo en grasa.

Carnes y sustitutos de la carne

La dieta blanda puede incluir también carnes húmedas y fáciles de masticar. Busca opciones de carne magra de res, pollo, pavo y pescado. Los huevos son una excelente fuente de proteínas y son generalmente bien tolerados. Puedes comer productos de soja como otra opción. Las carnes o fuentes de proteína que debes limitar en una dieta blanda son las que tienen más grasa o aquellas que tienen muchos condimentos añadidos, así como las que sean difíciles de masticar.

Otras recomendaciones en una dieta blanda

Además de granos, frutas, verduras, productos lácteos y carne, existen otros alimentos que se pueden comer con tu dieta blanda. Puedes consumir sopas blandas como fideos de pollo o caldo, por ejemplo. También puedes incluir mantequilla, margarina y aceites de cocina, así como condimentos suaves. También se pueden consumir con seguridad los postres sin nueces o coco añadido.

Más galerías de fotos



Escrito por stacey phillips | Traducido por mar bradshaw