Dieta blanda para el cólico biliar

La enfermedad de la vesícula biliar es un problema digestivo común. Aunque algunas personas viven con ese síntoma, otros experimentan dolor de estómago, entre otros problemas. Un dolor constante o irregular en tu área abdominal superior relacionado con la enfermedad de la vesícula biliar se llama cólico biliar. Esto ocurre cuando los cálculos biliares bloquean el flujo normal de la bilis. Como ciertos alimentos pueden agravar los síntomas, generalmente una modificación dietética ayuda. Los médicos prescriben dietas suaves para aliviar una variedad de síntomas gastrointestinales asociadas a enfermedades como la enfermedad de la vesícula biliar.

Entender tu vesícula biliar

Tu vesícula biliar, un pequeño saco por debajo del hígado, almacena la bilis concentrada y la libera cuando consumes alimentos que contienen grasas. La bilis fluye a través de los conductos biliares en los intestinos y ayuda al cuerpo a asimilar las vitaminas solubles en grasa y grasas. Los cálculos biliares, partículas duras que se desarrollan en la vesícula biliar, se pueden formar si la bilis contiene demasiado colesterol, o si la bilis está desequilibrada en otras formas. Los cálculos biliares afectan a ambos sexos, pero las mujeres son más propensas a desarrollarlos que los hombres, según el sitio web de National Digestive Diseases Information Clearinghouse.

Premisa de una dieta blanda

Una dieta blanda está diseñada para disminuir la irritación del sistema digestivo. Se compone de alimentos fáciles de digerir y no picantes para reducir los síntomas como el cólico biliar. También es baja en grasa, lo que beneficia esta enfermedad, ya que la grasa dietética hace que la vesícula biliar se contraiga. Cuando la vesícula biliar se contrae en respuesta a la grasa dietética, podrías experimentar dolor abdominal si tienes un cólico biliar. Probablemente permanecerás en una dieta blanda hasta que tus síntomas mejoren. Consulta a tu proveedor de atención médica para obtener pautas individualizadas.

Alimentos generales qué incluir

En una dieta blanda, debes comer una variedad de alimentos enteros frescos o congelados, incluyendo de tres a cinco porciones de verduras y de dos a cuatro porciones de fruta cada día. También debes comer dos o tres porciones de productos lácteos diariamente como yogur y queso. Elige productos lácteos sin grasa o bajos en grasa. El pescado, frijoles, nueces, aves de corral, carne y huevos proporcionan fuentes bien toleradas de la proteína. Elige proteínas magras como la pechuga de pollo y quita la grasa visible de la carne antes de cocinarla. También podrás disfrutar de cereales calientes, panes y pastas. Sin embargo, opta por panes refinados e integrales en lugar de cereales gruesos y enteros.

Alimentos para evitar

Evita los alimentos fritos y el uso de métodos de cocción que no requieren agregar aceite como asar y hornear. Evita las carnes procesadas, como embutidos, salchichas y perritos calientes, puesto que son altos en grasa. Otras carnes de alto contenido en grasa que debes evitar incluyen jamón y carne enlatada. La comida chatarra alta en grasas y alimentos procesados no se permiten en una dieta blanda. Tu médico evaluará tu tolerancia estableciendo metas de ingesta individualizada de grasa. También evita las nueces y las frutas secas. Crea una lista de compras de alimentos permitidos para hacer las compras.

Más galerías de fotos



Escrito por janet renee, ms, rd | Traducido por maria gloria garcia menendez