Dieta anti-fibromas

Durante los últimos años fértiles, muchas mujeres sufren de fibromas, crecimientos benignos en el útero que pueden causar un dolor pélvico agudo o un sangrado menstrual intenso. Sin embargo, los fibromas a menudo no causan síntomas ni requieren de tratamientos. Hasta una de cada cuatro mujeres tienen fibromas en algún momento de sus vidas.

Síntomas y factores de riesgo

Aunque la mayoría de las mujeres no presentan síntomas, algunas sufren de un sangrado menstrual intenso, períodos prolongados, presión o dolor en la pelvis, micción frecuente, dificultad para vaciar la vejiga, constipación y dolor de espalda o de piernas. Aunque los fibromas son hereditarios, muchos otros factores pueden causarlos, incluyendo la obesidad y la raza. Las mujeres negras son más propensas a desarrollarlos y pueden sufrir de fibromas grandes a una edad temprana. Los anticonceptivos orales y el embarazo o el parto tienen un efecto protector contra ellos.

Niveles hormonales

De acuerdo con la Dra. Christiane Northrup, en una edición de 2005 de "The Dr. Christiane Northrup Newsletter", los fibromas son muy sensibles a los cambios en los niveles hormonales. Todo, desde cambios en tu dieta hasta cambios en tus pensamientos y emociones, pueden causar cambios en tus niveles hormonales. Los alimentos que comes pueden afectar a los fibromas.

Alimentos blancos

En su boletín, Northrup cita al libro del Dr. Allan Warshowky, "Healing Fibroids: A Doctor's Guide to a Natural Cure", mientras que discute dietas que pueden afectar los fibromas. Una sugerencia que Warshowky hace es eliminar lo que él llama "alimentos blancos". Los alimentos que incrementan los niveles de insulina, como el pan blanco, las galletas, los pasteles y la pasta pueden cambiar la forma en la que metabolizas el estrógeno, lo cual puede crear compuestos que pueden causar inflamación celular y fibromas sintomáticos. Estos alimentos también pueden causar el crecimiento de fibromas existentes.

Fitoestrógenos

De acuerdo con Northrup, Warshowsky asevera que las semillas de lino y de soja tienen beneficios para prácticamente todas las mujeres debido a la presencia de fitoestrógenos, hormonas vegetales, halladas en esas plantas. Estos fitoestrógenos pueden ser una alternativa segura a las hormonas sintéticas, y pueden bloquear los receptores de estrógenos en las células de los fibromas y otros tejidos sensibles al estrógeno. Las semillas de lino también contienen una buena cantidad de fibras y de ácidos grasos omega-3, los cuales limitan la inflamación y el crecimiento de los tumores.

Hierbas

Las hierbas también pueden ser útiles para mantener tus niveles de estrógeno estables, de acuerdo con Warshowsky. El sauzgatillo, dong quai y cohosh negro pueden ser útiles para lidiar con los fibromas. Sin embargo, estas hierbas pueden reaccionar con otras hierbas, suplementos o medicaciones, de modo que consulta con tu médico antes de ingerirlas.

Más galerías de fotos



Escrito por bradley cohen | Traducido por mike tazenda