Dieta antifatiga

Un itinerario agitado, un estrés persistente y una mala alimentación pueden acabar dejándote sintiendo cansado tanto mental como físicamente. Si la fatiga te está deteniendo, habla con un doctor o con un nutriólogo para que te formule una dieta antifatiga. Adoptar una de estas dietas involucra agregar alimentos a tu dieta que mejoren tu energía y evitar aquellos alimentos que podrían estar empeorándola.

Qué comer

Adoptar una dieta saludable es un paso importante para reducir la fatiga. Tu cuerpo necesita un suministro constante de vitaminas y de minerales de fuentes saludables como frutas, vegetales y carnes magras. Tu dieta debe consistir primordialmente de carbohidratos complejos y de proteínas. De acuerdo con Physiology Today, consumir alimentos ricos en hierro, proteínas y carbohidratos complejos puede ayudarte a combatir la fatiga. Los carbohidratos complejos son una de las fuentes de energía principales del cuerpo. Puedes agregar carbohidratos complejos a tu dieta antifatiga, eligiendo alimentos como granos enteros y pastas. Encuentra proteínas energizantes en alimentos como el pescado, el pollo y los huevos. Buenas fuentes de hierro incluyen vegetales como la espinaca y las carnes rojas magras.

Qué evitar

Tu dieta antifatiga debe excluir o limitar los alimentos que contienen carbohidratos simples y cafeína. Esto incluye a las bebidas ligeras, los bocadillos azucarados y los alimentos hechos con harinas refinadas. Mientras que los carbohidratos y la cafeína también pueden potenciar tu energía, tu cuerpo descompone, absorbe y utiliza estos compuestos a un ritmo muy rápido. Los expertos advierten que debes evitar depender de estos alimentos como una solución permanente a tu fatiga, porque potencialmente pueden causar que aumentes de peso, que tengas insomnio y que te vuelvas irritable.

Espacio de tiempo

La hora del día a la que consumes ciertos alimentos también tiene impacto sobre tu nivel de energía. Trata de consumir alimentos que te den energía temprano en el día, cuando requieres de estar más activo. Reserva alimentos como el pavo que tienen un efecto más relajante para más tarde o en la noche para ayudarte a dormir mejor. También debes evitar brincarte comidas, en especial el desayuno. El desayuno le brinda a tu cuerpo el combustible que necesita para comenzar el día. Saltarte el desayuno puede dejarte sintiéndote fatigado antes de que tu día haya comenzado siquiera.

Hidratación

El agua debe ser la bebida primordial de tu dieta antifatiga. De acuerdo con los expertos, la fatiga es un síntoma común de la deshidratación. El agua le ayuda a tu cuerpo a transportar los nutrientes de los alimentos que has consumido. Si no bebes suficiente agua, tu cuerpo no puede procesar ni utilizar adecuadamente estos nutrientes. Beber mucha agua te ayudará a sacarle un mayor provecho a tu dieta antifatiga.

Consideraciones

De acuerdo con el IBS Treatment Center, las alergias hacia la comida son una causa poco conocida, pero aún así muy común de la fatiga. Cuando consumes un alimento al cual eres alérgico, tu cuerpo quema una cantidad significativa de energía para tratar de removerlo. Si sospechas que tu fatiga podría ser el resultado de una alergia a un cierto tipo de alimento, trata de ajustar tu dieta antifatiga. Remueve el alimento del que sospechas de tu dieta durante una semana o dos y observa si tu fatiga disminuye. Tu doctor también puede hacerte un examen sobre alergias hacia la comida utilizando una prueba estándar de sangre.

Más galerías de fotos



Escrito por tamara moffett | Traducido por reyes valdes