Dieta anti-eczema

El eczema es una condición crónica de la piel que trae un picor doloroso y la aparición de escamas causadas por la inflamación. Seguir una cierta dieta te puede ayudar a aliviar los síntomas, aunque no es seguro que puedas curar la condición. Habla con tu médico sobre una dieta anti-eczema antes de alterar tu dieta normal.

Descripción

El eczema es una condición inflamatoria de la piel que afecta más comúnmente a los infantes y a los niños aunque también la pueden tener los adultos, dice la University of Maryland Medical Center. Corres más riesgo de tener eczema si alguno de los miembros de tu familia tiene alergias, si vives en un clima seco o si tu piel está expuesta a irritantes. El estrés, los jabones duros y los detergentes, además de la polución, pueden empeorar tu eczema.

Comidas a evitar


Consumir café puede empeorar los síntomas del eczema

Para ayudar a disminuir los síntomas de tu eczema, además de evitar los alérgenos y los irritantes y de tomar cierta medicación antiinflamatoria con esteroides o del uso de ciertas cremas especiales, también puedes alterar tu dieta. Debido a que los alergénos pueden disparar ataques, puedes hacer una dieta anti-eczema evitando los alergénos comunes como los huevos, el maíz, las nueces, la leche de soja y de vaca según indica la University of Michigan Health System. Los cítricos, el pescado, los tomates y el choclo también pueden causar reacciones alérgicas y empeorar los ataques, señala la Universty of Maryland Medical Center. También mucha azúcar refinada o las comidas procesadas pueden estimular la inflamación, junto con las carnes y los productos lácteos que contienen grasas saturadas. El café también puede empeorar el eczema, así que si lo eliminas de tu dieta te puede ayudar.

Comidas que se pueden agregar


Los ácidos grasos esenciales del pescado, las nueces y las semillas pueden brindar efecto antiinflamatorio.

Si evitas los tipos de comida mencionados y los reemplazas por granos enteros y verduras frescas, puedes reducir los síntomas del eczema, de acuerdo a la University of Maryland Medical Center. Además una dieta anti-eczema incluye el enriquecimiento de los ácidos de las grasas esenciales de las nueces, las semillas y el pescado, que pueden reducir la inflamación. Si comes yogures que contienen bacteria beneficiosa como probióticos puedes suprimir las reacciones alérgicas e inflamación, apoyando a tu sistema inmune.

Suplementos dietarios

Para ayudarte a tratar el eczema, puedes agregar ciertos suplementos dietarios como el aceite de borraja, vitamina B12, cuercentina y zinc, dice la University of Pittsburgh Medical Center. El aceite de borraja, de onagra y los suplementos del aceite de pescado pueden darte el ácido gama-linoléico o GLA, que te ayuda a tratar el eczema, explica la University of Michigan Health System. Otros suplementos dietarios que le puedes agregar a tu dieta anti-eczema incluyen la vitamina C, los galacto-oligosacáridos y fructo- oligosacáridos, así como también flavonoides, bromelano, catequino, hesperidina y rutina. Consulta con tu médico antes de tomar cualquier suplemento dietario que te ayude a tratar el eczema.

Métodos dietarios de prevención

Puedes ayudar a prevenir el eczema de tu niño alterando su dieta durante el embarazo o la dieta pos-parto. Por ejemplo, puedes ayudar a prevenir que tu hijo tenga eczema si lo amamantas exclusivamente y limitas la exposición de tu bebé a la fórmula infantil, que puede contener ciertos ingredientes alergénos como la leche de vaca y otras sustancias, dice la University of Pittsburgh Medical Center. Si le debes dar fórmula, elige una que tenga proteínas de suero de leche puede reducir las posibilidades del eczema. Además de amamantarlo, evitar la leche de vaca y ciertas comidas altamente alergénicas durante el embarazo puede reducir las posibilidades del eczema en tu hijo, dice la University of Maryland Medical Center. Antes de alterar tu dieta durante el embarazo o cambiar la dieta de tu bebé, habla con un médico o el pediatra de tu hijo.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah terry | Traducido por adriana de marco