Dieta de alimentos permitidos en la dieta Paleo

Desarrollada por el investigador médico Loren Cordain, la dieta Paleo gira en torno al concepto de que, para poseer una mejor salud, los humanos deberían comer los mismos alimentos que los cazadores y recolectores de la era paleolítica. Este tipo de dieta, dice Cordain, puede ayudar a reducir las enfermedades más comunes como la diabetes tipo-2, el cáncer y la gota, así como otras condiciones como el acné. Esta manera de comer, la cual es parecida a una dieta baja en carbohidratos, es muy estricta y no es recomendable para todo mundo. Habla con tu nutriólogo antes de comenzar a limitar drásticamente todos los tipos de alimentos que consumes, como lo exige esta dieta.

El sueño del carnívoro

Una dieta alta en proteínas es la piedra angular del sistema Paleo, de hecho, mientras que una dieta promedio en Estados Unidos se conforma en un 15.5% de proteínas, según Cordain en su libro, “The Paleo Diet”, esta manera de comer apunta hasta a un 19% a un 30% de proteína. No todas las carnes se preparan de la misma manera sin embargo, sólo se te permite consumir carne orgánica debido a su baja concentración de ácidos grasos omega-3, junto con carne de aves de granja y pescado silvestre. Entre las carnes altas en proteínas que son permitidas dentro de la dieta se incluyen la res magra, el cerdo magro, el pavo sin piel y las pechugas de pollo, peces como la platija, el pargo y el atún y moluscos como el camarón, las almejas y los mejillones. También puedes experimentar con las vísceras y la carne de caza, como el lagarto, el bisonte y el alce.

Vegetales de todos los colores

En la dieta Paleo, los vegetales frescos son admitidos en cantidades ilimitadas mientras no se trate de tubérculos almidonados como las patatas. Cerca del 22% al 47% de la calorías que consumas debe provenir de carbohidratos, incluyendo vegetales fibrosos y la fruta. Elige de entre una variedad de vegetales, incluyendo las alcachofas, los espárragos, la remolacha, los pimientos morrones, el brócoli, los tomates y los vegetales de hoja verde. A diferencia de otras formas de dietas bajas en carbohidratos, las frutas también están permitidas, a menos que sufras de sobrepeso excesivo o que tengas síntomas del síndrome metabólico. En cuyo caso deberás limitar tu consumo de las frutas altas en azúcares, como las uvas, las bananas, las cerezas y los mangos. Pero las frutas bajas en azúcares, como las manzanas, los aguacates, las moras, el melón, la papaya y las ciruelas están permitidas para todo mundo.

Los huevos son excelentes

Se permiten los huevos en la dieta Paleo, son una fuente tan buena de proteína como de grasas saludables. Pero debes procurar comprar huevos enriquecidos con omega-3 y limitar tu consumo a solamente de unos seis a doce por semana

Nueces

La nueces y las semillas están admitidos dentro de la dieta Paleo; sin embargo deberás comer solamente unas 4 onzas o menos al día si lo que quieres es perder peso. Compra solamente nueces sin salar y sin tostar para evitar consumir demasiado sodio. Si no estás seguro sobre que tipo de nueces comer, tu mejor opción son las nueces de nogal, dice Cordain. Pero también puedes comer almendras, castañas, avellanas y de otros tipos, todas menos el maní, pues a este se le considera legumbres y no están permitidas en la dieta Paleo.

La grasa está de regreso

La dieta Paleo estimula el consumo de un 28% a un 47% de las calorías que consumes a diario de grasas saludables. Enfócate en consumir grasas monoinsaturadas, las cuales se encuentran en el aceite de oliva, las nueces y los aguacates, para disminuir el colesterol en tu sangre y prevenir una arteriosclerosis, dice Cordain. Evita completamente las grasas saturadas y trans, y busca consumir más grasas monoinsaturadas. Las omega-3, las cuales se encuentran en el pescado y en los aceites de éste, reducen el riesgo de sufrir enfermedades crónicas, pero los omega-6, que se encuentran en los aceites vegetales, las comidas horneadas y los bocadillos deberán ser evitados por completo.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah collins | Traducido por reyes valdes