¿Por qué dicen mentiras los niños?

Casi todos los niños dicen pequeñas mentiras, mentiras piadosas o completos embustes en algún momento mientras crecen. Aunque es tentador para los padres reaccionar enérgicamente a la deshonestidad, es importante recordar que lo que un adulto considera una mentira tal vez sea visto de forma muy diferente desde la perspectiva de un niño. Los niños mayores pueden decir mentiras por varias razones, como la autoprotección contra un padre estricto o abusivo.

Verdad y fantasía

Los niños muy pequeños, hasta la edad de los 3 o 4 años, no entienden la diferencia entre verdad y fantasía. Tu hijo tal vez pueda inventar compañeros de juego imaginarios, decir a un padre que un hermano se comió la última galleta o decir "yo no fui" cuando le preguntan si él rompió el jarrón favorito de la abuela. Para el momento en que ingresan a la escuela, los niños a menudo quieren agradar a sus padres y mentirán si creen que mamá y papá se enfadarán con la verdad. Sin embargo, un niño de 9 o 10 años usualmente entiende la diferencia entre verdad y fantasía; si dice una mentira, lo más probable es que sea a propósito.

Razones de las mentiras

Los niños dicen mentiras por diversas razones, de acuerdo con el sitio de la Women's and Children's Health Network. Tal vez quieran impresionar a sus amigos o tratar de sonar más importantes. En ocasiones la conducta surge de imitar a adultos de su entorno que también juegan con la verdad. Un niño tal vez diga una mentira porque desearía que fuera verdad (desea que papá le ponga más atención así que dice una mentira sobre el tiempo que pasan juntos para hacer que parezca real).

Autoprotección

Esta puede ser una razón por la cual los niños mienten habitualmente, de acuerdo con el pediatra William Sears. Los niños de familias en las que el castigo físico es la regla pueden temer más a dicho castigo que a mentir. Incluso si los padres usan otras formas de castigo, si son severas en comparación con la ofensa, el niño podría escoger mentir. La doctora Laura Markham, una psicóloga clínica y creadora del sitio web AHA Parenting, señala que los niños cuyos padres son demasiado estrictos tienden a ser más rebeldes y volverse excelentes mentirosos.

Adolescentes

Los adolescentes se encuentran en la fase en que necesitan más independencia y privacidad; tal vez digan una mentira a un padre demasiado inquisitivo para proteger su privacidad. Los adolescentes también podrían exagerar un poco la verdad si creen que sus padres les impedirán hacer algo que realmente quieren hacer. El grupo de pares gana importancia durante la adolescencia, y un adolescente podría mentir para llamar la atención, encajar entre sus compañeros o evitar decepcionar a un amigo. Sin embargo, si mentir se vuelve habitual, consulta a tu médico familiar o pediatra. Mentir habitualmente puede ser un signo de problemas más serios, incluyendo trastornos mentales y de la conducta, de acuerdo con el Boston Children's Hospital.

Más galerías de fotos



Escrito por beth greenwood | Traducido por alejandro cardiel