Diarrea por alergia al tomate

Las reacciones alérgicas al tomate son bastante comunes y son el resultado de una inadecuada respuesta inmune a las proteínas de la piel, semillas y jugo del tomate. Los síntomas suelen ser leves, pero algunos individuos pueden experimentar una reacción que puede poner en riesgo la vida conocida como anafilaxis. Busca atención médica de inmediato si experimentas dificultades para respirar.

Beneficios para la salud del tomate

El tomate es un fruto de viña que pertenece a la familia de las solanáceas. Es un cultivo básico mundial sólo superado por la papa en cuanto a la cultivación y producción. Los tomates son una fuente de vitaminas A, C y E, así como de calcio, ácido fólico y potasio. Este fruto es una fuente de fitonutrientes y carotenoides incluyendo licopeno, luteína, beta caroteno y zeaxantina. El licopeno es un antioxidante potente que tiene la capacidad de reducir los efectos dañinos de los radicales libres que resultan de las enfermedades del corazón, el cáncer y las enfermedades crónicas. Evita la oxidación de los lípidos y la subsecuente formación de placas de grasa que bloquean los vasos sanguíneos y causan arterosclerosis. Al igual que las vitamina A y E, el licopeno promueve la salud cardiovascular reduciendo los niveles de triglicéridos, las lipoproteínas de baja densidad y el colesterol total. Ciertos estudios han demostrado, además, que el licopeno reduce el riesgo de distintos tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de próstata, de pulmón, de mamas, de cuello uterino y de tracto digestivo. La luteína, el beta caroteno, la zeaxantina y el licopeno pueden ayudar a reducir el riesgo de padecer enfermedad degenerativa macular, que conduce a la ceguera en individuos de más de 65 años.

Alérgenos del tomate

Las reacciones alérgicas al tomate son el resultado de una respuesta inmune inapropiada a las proteínas de la piel, semillas y jugo del tomate. El salicilato es un compuesto natural de los tomates que puede desencadenar una reacción alérgica. Otros alérgenos identificados en el tomate incluyen Lyc e 1, Lyc e 2, Lyc e 3, Lyc e Quitinasa, Lyc e Glucanasa, Lyc e Peroxidasa, Lyc e PME, LYC e LAT52 del polen del tomate y Lec2SA de las semillas del tomate. El síndrome de alergia oral es causado principalmente por estas cuatro proteínas: superóxido dismutasa, poligalacturonasa 2A, pectinesterasa y beta-fructofuranosidasa. El consumo de tomates o la inhalación de su polen provoca que el sistema inmune comience a producir anticuerpos IgE cuyo blanco son estas proteínas. Las células inmunes proinflamatorias, en especial los mastocitos, son activados por los anticuerpos IgE y perpetúan la respuesta inmune liberando histamina y otros mediadores químicos, provocando síntomas gastrointestinales como la diarrea.

Diarrea

La diarrea es uno de los síntomas más comunes a una reacción alérgica al tomate. Los síntomas gastrointestinales aparecen en un intervalo que va de unos minutos a unas pocas horas luego de la ingestión del tomate. Se libera histamina en el tracto gastrointestinal, provocando dolor abdominal, náuseas, vómitos y diarrea. La histamina dilata y aumenta la permeabilidad de las vasos sanguíneos, permitiendo que una cantidad de fluido en exceso ingrese al lumen del intestino a mayor velocidad que la capacidad de los intestinos de volver a absorber el fluido. La histamina también promueve la contracción del músculo liso generando, como resultado, las heces blandas y acuosas que pueden observarse dentro de la hora luego del consumo de los tomates. La diarrea prolongada es extremadamente peligrosa porque debilita y deshidrata al cuerpo debido a la pérdida a través de la excreción de grandes cantidades de fluidos y minerales, incluyendo potasio.

Consideración

Previene la alergia al tomate evitando su consumo en todas sus formas. Lee las etiquetas y la lista de ingredientes de todos los alimentos. Los tomates suelen procesarse para hacer jugo, salsa y productos enlatados. Evita la salsa de la pizza y de la pasta, las sopas a base de tomate, la salsa y el ketchup puesto que pueden disparar una reacción alérgica. Las reacciones alérgicas al tomate también incrementan el riesgo de ser alérgico a la papa. Habla con tu médico y hazte una prueba de alergias para averiguar si eres alérgico a la papa. Si desarrollas diarrea como resultado del consumo de tomates, bebe mucha agua y come alimentos ricos en potasio, incluyendo bananas, habas y espinaca para reponer los electrolitos de tu cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por danielle stevens | Traducido por mariano salgueiro