Cómo diagnosticar la fibrilación auricular

Tu ritmo cardíaco es generado por la descarga rítmica de impulsos eléctricos de un área especializada de tejido --el "marcapasos"-- en la aurícula izquierda de tu corazón. Una arritmia es un ritmo cardíaco que surge por la actividad eléctrica anormal en el marcapasos o de áreas fuera de éste. La fibrilación auricular, caracterizada por la actividad eléctrica caótica dentro de tus aurículas, es el tipo más común de arritmia en EUA. La fibrilación auricular se diagnostica fácilmente con un electrocardiograma y un examen físico.

Actividad eléctrica desorganizada

Un electrocardiograma (ECG) es una prueba que genera un registro visual de la actividad eléctrica de tu corazón. Un ritmo cardíaco normal genera un trazado característico que sigue la progresión de la onda eléctrica que pasa por tu marcapasos, a través de tus atrios, a lo largo del sistema de conducción de tu corazón, o "cableado", y hacia tus ventrículos cardíacos, que son 2 cámaras grandes en la parte de abajo de tu corazón. En la fibrilación auricular, la descarga rítmica regular de tu marcapaso es reemplazada por "cortos circuitos" aleatorios dentro de tus aurículas. Un proveedor de servicios de salud verá esta actividad cardíaca desorganizada en tu ECG.

Pulso irregular

Con cada latido de tu corazón son empujadas varias onzas de sangre en tu sistema circulatorio. Esto genera una breve expansión en las arterias mayores a lo largo de tu cuerpo, lo que puede sentirse como un pulso en tu muñeca, cuello, entrepierna y otras áreas donde las arterias están cerca de la superficie. Debido a que la fibrilación auricular genera actividad eléctrica desorganizada en tu corazón, tu latido cardíaco normalmente rítmico se vuelve irregular e impredecible. Consecuentemente, tu pulso se vuelve irregular. Este cambio puede ser detectado usualmente durante un examen físico. Tu doctor también será capaz de detectar un ritmo irregular mientras escucha tu corazón a través de un estetoscopio.

Fibrilación auricular intermitente

En algunas personas, la fibrilación sucede de forma esporádica y causa síntomas intermitentes y transitorios, tales como falta de aliento, mareo o palpitaciones; la sensación de que tu corazón late rápidamente y con fuerza, posiblemente con latidos omitidos. Entonces, cuando visites a tu médico, puede ser que tu ritmo cardíaco haya regresado a la normalidad, y el ECG o el examen físico no detectarán la arritmia. En tales casos de fibrilación auricular paroxisómica, es posible que tu doctor te haga portar un pequeño monitor cardíaco por unos días para detectar e identificar tu ritmo anormal cuando ocurra.

Pruebas adicionales

Muchas personas con fibrilación auricular tienen una enfermedad cardíaca subyacente, como anormalidades de las válvulas o enfermedad de las arterias coronarias. La fibrilación auricular también puede ser desencadenada por otras dolencias, como presión cardíaca elevada, insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedad tiroidea o anormalidades en los niveles de electrolitos. Puede ser que tu médico comience el tratamiento para estos problemas o que ordene otras pruebas de sangre o rayos X para descartar éstas u otras causas de fibrilación auricular. Puede ser que tu médico también ordene un ecocardiograma, que es un ultrasonido de tu corazón, para evaluar la función general de tu corazón y examinar sus válvulas.

Tratamiento

El manejo de la fibrilación auricular está dirigido al tratamiento de las causas secundarias y a convertir tu corazón a un ritmo normal, de ser posible. Si no se puede mantener un ritmo normal, es importante conservar la capacidad de bombeo de tu corazón mediante el control de la velocidad a la que se contrae. Se pueden usar medicamentos o métodos eléctricos para convertir la fibrilación auricular a un ritmo normal, pero estaos tratamientos no siempre son exitosos. Si persiste tu fibrilación auricular, puede ser que necesites medicamentos para controlar tao ritmo cardíaco. Debido a que la fibrilación auricular aumenta el riesgo de ataque cerebral, puede ser que tu médico te recete anticoagulantes, o adelgazadores de la sangre, para prevenir esta complicación potencial. Si el tratamiento médico no es exitoso, si no puedes tomar anticoagulantes o si tu fibrilación auricular está causando síntomas severos, como falta de aliento o presión sanguínea baja, tu doctor puede sugerir cirugía. En muchos casos, el cirujano ensarta un alambre delgado y flexible en tu corazón y elimina el área irritable en tu aurícula con ondas de radio de alta frecuencia. Otro procedimiento involucra insertar una sonda delgada a través de la pared torácica para tratar las zonas irritables de tu corazón. Tu médico determinará el mejor acercamiento para tu caso.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por alfredo romero mariscal borbolla