¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn y la colitis ulcerativa son las dos formas principales de enfermedad inflamatoria intestinal. Como ambas tienen muchas características similares, diferenciarlas puede representar un desafío del diagnóstico. Las dos enfermedades requieren diferentes tratamientos y tienen diferentes pronósticos, por eso es esencial establecer un diagnóstico correcto. Los especialistas como los cirujanos colorrectales y los gastroenterólogos son quienes las diagnostican y las tratan más frecuentemente.

La enfermedad de Crohn puede afectar al tracto gastrointestinal en cualquier lugar entre la boca y el ano. La colitis ulcerativa, en cambio, afecta solamente al colon. La enfermedad de Crohn es un trastorno autoinmune en el que el cuerpo ataca específicamente el tracto gastrointestinal produciendo inflamación. Los signos y síntomas de la enfermedad de Crohn son sangrado gastrointestinal, dolor abdominal, pérdida de peso, anemia, movimientos intestinales frecuentes y heces blandas. Estos síntomas a menudo requieren estudios más profundos utilizando una combinación de análisis de laboratorio, imágenes, endoscopía o cirugía exploratoria.

Los análisis de laboratorio ayudan a determinar el nivel de inflamación en el tracto gastrointestinal. Los análisis de sangre de proteína C reactiva y velocidad de eritrosedimentación no son lo suficientemente específicos, ya que sus valores también pueden estar elevados en otras enfermedades inflamatorias. Los biomarcadores específicos y la serología brindan una indicación mucho más precisa de enfermedad de Crohn. Los sofisticados análisis serológicos no sólo pueden confirmar la enfermedad inflamatoria intestinal, sino que también a menudo permiten diferenciar entre la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerativa.

Los diagnósticos por imágenes pueden ayudar a diagnósticar la enfermedad de Crohn, ya que aparece inflamación en varias zonas del intestino. Una fistula es una conexión anormal entre dos superficies corporales, como entre el intestino delgado y la piel. Una serie contrastada del intestino delgado puede identificar a las fistulas y a otras zonas inflamadas y reducidas. La tomografía computada brinda información similar y también permite diagnosticar las zonas engrosadas del intestino.

La visualización directa del intestino mediante una endoscopia alta y baja puede confirmar el diagnóstico de enfermedad intestinal inflamatoria y enfermedad de Crohn. En este procedimiento, el médico extirpa en forma indolora un trozo de tejido del intestino inflamado. Un patólogo examina luego el tejido de la biopsia en el laboratorio buscando evidencias de la inflamación. En algunos casos, el diagnóstico definitivo se logra mediante una cirugía diagnóstica y exploratoria que evalúa los patrones de inflamación.

Obviamente, la enfermedad inflamatoria intestinal es un grupo complejo de enfermedades y por eso es importante consultar y tratarse con un especialista, como un cirujano de colon y recto o un gastroenterólogo.

Aviso

El Dr. Hoffman no promociona ninguno de los productos vistos en este sitio web.

Más galerías de fotos



Escrito por gary h. hoffman m.d.
Traducido por paula santa cruz