¿Por qué los diabéticos necesitan ingerir proteínas junto a los carbohidratos?

La gente que no sufre diabetes no tiene que preocuparse sobre sus niveles de azúcar en sangre porque sus cuerpos son capaces de compensar la cantidad de carbohidratos que consuman secretando cantidades apropiadas de insulina. Si tienes diabetes, tienes que funcionar en modo manual y comer de una forma que facilite a tu cuerpo mantener tus niveles de azúcar en sangre dentro de un rango deseado. Comer una cantidad controlada de carbohidratos y mezclaros con una fuente de proteína en cada una de tus comidas puede ayudarte a optimizar el control de tu diabetes.

Incremento del azúcar en la sangre

Para evitar sufrir las complicaciones asociadas con la diabetes incontrolada y los niveles altos de azúcar en sangre, necesitas mantenerlos entre 70 y 130 mg/dL antes de comer y por debajo de 180 mg/dL dos horas después de comer. Comer carbohidratos hace que tus niveles de azúcar en sangre se eleven, mientras que la proteína no tiene un impacto significativo. Consumir demasiados carbohidratos o el tipo que se digiere rápidamente puede producir altos niveles de azúcar en sangre y comprometer tu salud y longevidad.

Proteínas, azúcar en sangre y saciedad

Las proteínas son los nutrientes más saciadores, según la edición de mayo de 2008 de "American Journal of Clinical Nutrition" e incluir una fuente de proteína en cada una de tus comidas puede ayudarte a consumir menos hidratos de carbono y a controlar mejor tus niveles de azúcar en sangre. Si tienes diabetes y tienes que perder peso, mezclar tus carbohidratos con una proteína puede ayudarte a sentirte más satisfecho y a perder peso sin sentir hambre. Perder peso, de hecho, puede reducir ampliamente tu resistencia a la insulina y hacer más fácil tu control de la diabetes.

Evita las comidas compuestas solo por carbohidratos

Ingerir una comida que está compuesta casi exclusivamente por hidratos de carbono puede hacer que tus niveles de azúcar en sangre se eleven al poco tiempo de comerla y que quieras comer más de lo que necesitas. Evita comer un gran bol de pasta cubierto solo con salsa de tomate o aceite de oliva, arroz salteado con vegetales o un gran bol de cereales en el desayuno. Evita los bocadillos como jugos de fruta, barras de cereal, papas fritas, caramelos y avena instantánea. Estas comidas y bocadillos son muy ricos en carbohidratos, pero tienen poca proteína y no son buenas opciones para diabéticos.

Combinaciones de carbohidratos y proteínas

Obtén un buen balance de carbohidratos y proteínas en cada una de tus comidas. Los carbohidratos se encuentran en frutas, cereales, vegetales ricos en almidón y azúcar, mientras que las proteínas se encuentran en pollo, pescado, mariscos, res, queso y nueces. Por ejemplo, agrega huevos, queso o mantequilla de maní a tu desayuno, sirve la pasta con pollo picado o carne picada y prepara tu salteado de vegetales con salmón o camarones. Para los bocadillos, combina uvas con queso, una banana con mantequilla de maní, una manzana con un puñado de frutas, o bayas con queso cottage o yogur griego.

Más galerías de fotos



Escrito por aglaee jacob | Traducido por mariana palma