¿Pueden los diabéticos consumir cebollas?

Ya sea que las utilices como ingrediente principal, condimento o guarnición, las cebollas agregan sabor a una variedad de platos. Las cebollas son alimentos saludables bajos en calorías para incluir en tu dieta para diabéticos, proporcionándote fibra, hierro, potasio, vitamina C y otros micronutrientes. Algunas evidencias sugieren que ciertas sustancias químicas en las cebollas pueden ayudar a mantener el control del azúcar en la sangre.

Bajas en carbohidratos y calorías

La American Diabetes Association recomienda comer por lo menos de tres a cinco porciones de verduras al día. Añadir las cebollas a tus sopas, guisos, sándwiches, ensaladas y preparaciones aumenta tu ingesta de vegetales sin agregar una gran cantidad de calorías o carbohidratos a tu dieta. Una media taza de cebollines picados contiene 26 calorías y 5,9 g de hidratos de carbono. Las cebollas en conserva, tales como las cebollas amarillas, blancas o rojas, contienen 16 calorías y 3,7 gramos de carbohidratos por cada media taza.

Cebollas dulces

Las variedades de cebolla de gusto suave, o cebollas "dulces", son una de las favoritas de la temporada. En comparación con las cebollas en conserva, las cebollas dulces tienen un mayor porcentaje de agua y una menor concentración de productos químicos con contenido de azufre que imparten las cebollas con su acritud. La concentración de azúcar en las cebollas dulces frescas, sin embargo, no es significativamente más alta que en las cebollas en conserva. Por lo tanto, puedes incluir las cebollas dulces en tu dieta para diabéticos sin preocuparte por que causen un aumento en tu nivel de azúcar en la sangre.

Fibra

Al igual que todas las verduras, la cebolla contienen fibra vegetal. Las cebollas contienen un poco menos fibra que las cebollas en conserva, con 1,3 g y 2,1 g por cada media taza, respectivamente. La fibra dietética ayuda a mantener los intestinos activos, previniendo el estreñimiento. Si eres propenso al estreñimiento debido a problemas nerviosos relacionados con la diabetes, consumir la recomendada cantidad de 25 a 30 g de fibra al día resulta especialmente importante. Además, una dieta alta en fibra puede ayudarte a controlar tu nivel de colesterol en sangre, reduciendo el riesgo de enfermedades cardíacas.

Vitaminas y minerales

Las cebollas contienen una cantidad moderada de vitamina C, o ácido ascórbico. Una media taza de cebolla picada te proporciona 9,4 mg de vitamina C, una porción similar de cebollas en conserva contiene 15 mg. Otras vitaminas que se encuentran en cantidades significativas en las cebollas son las vitaminas A y K, ácido fólico y niacina. Tu cuerpo también obtiene una buena cantidad de minerales a partir de las cebollas, incluyendo hierro, zinc, magnesio, potasio y fósforo.

Efectos del azúcar en sangre

Las cebollas contienen altas concentraciones de micronutrientes llamados flavonoides, un grupo de productos químicos derivados de plantas que tienen muchos efectos relacionados con la salud de tu cuerpo. La quercetina es uno de los flavonoides más abundantes en las cebollas; otros incluyen a la cisteína y el alilo propilo disulfuro. Científicos biomédicos especulan que los flavonoides de la cebolla pueden afectar a los niveles de glucosa en sangre. En un estudio publicado en octubre de 2010 en la revista "Environmental Health Insights", el farmacólogo Imad Taj Eldin y sus colegas informaron que el consumo de cebollas frescas reduce los niveles de glucosa en sangre entre la diabetes de tipo 1 y la diabetes de tipo 2. Se requieren de investigaciones adicionales para determinar si las cebollas pueden ser una adición útil a la terapia nutricional para la diabetes.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. tina m. st. john | Traducido por priscila caminer