¿Los diabéticos pueden comer arroz?

Una vez que te enteras de que tienes diabetes, comienzas a prestar mucha atención a todo lo que comes, ya que cada decisión debe promover y mantener la buena salud. De acuerdo con la American Diabetes Association, tus comidas deben incluir algo de cada uno de los seis grupos alimenticios esenciales: verduras sin almidón, leche, fruta, carne magra y sustitutos de carne, grasas, granos y vegetales con almidón. Y sí. Aunque te parezca extraño, los diabéticos pueden comer arroz.

Contando los carbohidratos

Dependiendo del plan que manejes con tu equipo de cuidado de la salud, las comidas se construyen en torno a una determinada cantidad de carbohidratos, que son la causa de que el azúcar en la sangre se eleve. Cuanto más consistente sea tu consumo de carbohidratos, más estables serán tus niveles de azúcar en sangre. Generalmente, los médicos recomiendan que las mujeres consuman entre 45 y 60 gramos de carbohidratos por comida y los hombres entre 60 y 75, tal y como lo recomiendan los educadores en diabetes Patti Geil y Tami Ross en su libro "What Do I Eat Now?" ("¿Qué debo comer ahora?"). Lo ideal, es que recibas esos carbohidratos de frutas, verduras, productos lácteos y cereales como el trigo, la cebada y el arroz.

Incluyendo arroz en tu dieta

Una porción de arroz cocido es igual a media taza, que contiene aproximadamente 15 gramos de hidratos de carbono. Si tu ingesta recomendada de carbohidratos es de entre 45 y 60 gramos por comida, sin duda puedes comer media taza de arroz. Sólo ten en cuenta las verduras, frutas y lácteos que puedes estar ingiriendo en esa misma comida, ya que también tendrán carbohidratos que necesitas poder incluir en tu cuota permitida. En este caso, es posible que comas arroz como guarnición con tu plato principal, o tal vez como ingrediente en un postre. Incluso tienes permitido añadirlo a un tazón de caldo para que sea tu plato de entrada.

Arroz integral

Entre menos procesados sean los granos que consumas, más fibra y nutrientes te aportarán. A menos que tu equipo de cuidado de la salud te recomiende no comer arroz blanco, puedes elegir entre blanco o integral. No obstante, el arroz integral es una opción más saludable para todos, no sólo para los diabéticos. La fibra en los granos enteros está contenida en el "casco" o revestimiento que cubre el grano. Esta fibra ralentiza la descomposición del arroz en azúcares durante el proceso digestivo, lo cual tiene un doble beneficio: hace que tu azúcar en sangre sea menos propensa a dispararse o a desarrollar "picos" a partir de los carbohidratos en el arroz, y te permite consumir más calorías al digerir la fibra.

Conceptos erróneos

Algunas ideas comunes acerca de la comida y su relación con la diabetes, son conceptos erróneos. Quizá algún amigo o miembro de la familia bien intencionado te diga que no podrás volver a comer azúcar o dulces de nuevo o que debes evitar a toda costa el arroz, el pan y las papas. Pues bien, nada de esto es cierto. A pesar de que los alimentos ricos en carbohidratos incrementan el azúcar en la sangre, no es necesario que los evites por completo. De hecho, tu cuerpo necesita esos alimentos, al igual que necesita las proteínas y las grasas, para funcionar correctamente.

Comiendo fuera

Los restaurantes son bien conocidos por servir abundantes cantidades de comida, así que si pides arroz en uno de ellos, estudia la porción de manera objetiva. Si se ve más grande que la mitad de una pelota de béisbol, se trata de más de la mitad de una taza. Los restaurantes chinos, por ejemplo, por lo general sirven al menos 1 taza llena de arroz con una entrada ligera. Si tienes permitido comer esa taza entera de carbohidratos en esa determinada comida, sigue adelante y disfruta; pero si no, mide la media taza que tenías planeado comer y pide al camarero que retire el resto.

Más galerías de fotos



Escrito por gina skurchak | Traducido por pei pei