Diabetes gestacional y ejercicio

Los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo pueden afectar la forma en que tu cuerpo utiliza la hormona insulina, la cual ayuda a mover la glucosa hacia tus células. En la diabetes gestacional, tu cuerpo no puede usar la insulina eficientemente y más azúcar permanece en el torrente sanguíneo. El ejercicio puede ayudar a manejar la diabetes gestacional, pero debes tener ciertas precauciones para cuidar de tu salud y la de tu bebé.

Beneficios

Las contracciones musculares que se producen como resultado del ejercicio pueden ayudar a remover la glucosa del torrente sanguíneo y dirigirla a las células del cuerpo, informa Women Fitness, un sitio web creado por médicos y otros profesionales de la salud. La actividad físico también evita que ganes demasiado peso, lo cual puede resultar en problemas para regular el azúcar en sangre. Para aprovechar los beneficios del ejercicio de descender el nivel de azúcar en sangre, apunta a realizar actividad física de cuatro a cinco días a la semana.

Control del azúcar en sangre

Si requieres de insulina para manejar tu diabetes gestacional, necesitarás verificar tu nivel de azúcar en sangre antes de una sesión de ejercicio para determinar si estás en un rango seguro como para realizar actividad física. Tu médico puede informarte qué niveles son aceptables.

Prevención de la hipoglucemia

El ejercicio puede hacer descender el nivel de azúcar en sangre, y si tomas insulina, tu glucemia puede bajar aún más. Ten a mano tabletas de glucosa, caramelos duros u otro dulce a mano durante tu ejercicio, éstos pueden darte un pico de azúcar rápido. Comer antes de realizar ejercicio también puede evitar que el azúcar en sangre disminuya demasiado. Una fruta debería ser suficiente para 30 minutos de actividad, mientras que sesiones más largas requerirán de un alimento con almidón además de la fruta, como un trozo de pan, de acuerdo con el sitio web creado por médicos Childbirth Solutions. Si haces ejercicio justo luego de comer, consume el bocadillo luego de tu entrenamiento. Si planeas ejercitar dos horas o más después de tu última comida, come algo antes de hacer ejercicio. Los signos de hipoglucemia incluyen confusión, fatiga, mareos, hambre repentina, temblores, sudoración, debilidad y dolor de cabeza.

Actividades aceptables

Siempre habla con tu médico antes de comenzar un programa de ejercicios. Las actividades generalmente aceptables incluyen caminar, andar en bicicleta fija y nadar. Si realizabas actividad antes de quedar embarazada, como trotar, es posible que puedas continuar haciéndolo durante el embarazo, con ciertas modificaciones.

Más galerías de fotos



Escrito por kelli cooper | Traducido por mike tazenda