¿Qué le hace la diabetes al cuerpo?

La diabetes afecta a unos 25,8 millones de estadounidenses, de acuerdo a la National Diabetes Information Clearinghouse. Aunque el efecto más inmediato se ve en tus niveles de azúcar en la sangre, la diabetes puede afectar a todas las partes de tu cuerpo. Mantén tus niveles de azúcar en sangre bajo control a través de una alimentación saludable, ejercicio regular y los medicamentos necesarios para reducir el riesgo de complicaciones por diabetes.

Las entradas y salidas

Tu cuerpo convierte el alimento que ingieres en glucosa, un azúcar simple que se utiliza como energía. El páncreas, uno de los órganos accesorios del sistema digestivo, produce insulina, una hormona que se adhiere a la glucosa y la lleva a las células. En las personas con diabetes tipo I, el páncreas no produce suficiente insulina. En las personas con diabetes de tipo II, el páncreas produce insulina pero el cuerpo no la utiliza correctamente. Sin insulina, el cuerpo no puede utilizar eficazmente la glucosa y el azúcar simple se acumula en el torrente sanguíneo, causando niveles de azúcar en sangre elevados, o hiperglucemia. El efecto inmediato de esto es que todas. Tus células mueren de hambre, sin energía. Si la hiperglucemia no se corrige y se controla, con el tiempo puede causar daño a los riñones, el corazón, los ojos y los nervios.

Fallo en el filtrado

La diabetes es la causa más común de insuficiencia renal y representa el 44 por ciento de los nuevos casos de insuficiencia renal, de acuerdo con la National Kidney y Urologic Diseases Information Clearinghouse. La presión arterial alta y niveles altos de azúcar en la sangre contribuyen al desarrollo de la enfermedad renal. Con el tiempo, estos desequilibrios dañan los vasos sanguíneos y los mecanismos de filtrado de los riñones. Esto hace que pequeñas cantidades de albúmina, una proteína de la sangre, se filtren en la orina generando un mayor daño a los riñones. Con el tiempo, los riñones se vuelven incapaces de filtrar los desechos del cuerpo. Por lo general toma de 15 a 25 años de vivir con la diabetes antes de que los riñones estén notablemente afectados.

Lesionando tu corazón

Los adultos con diabetes tienen de dos a cuatro veces más probabilidades de morir de enfermedades del corazón que los adultos sin diabetes, por lo que éstas son la principal causa de muerte prematura de los diabéticos, según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, o CDC. No es la propia condición que causa la enfermedad del corazón, pero sí los factores de riesgo que a menudo vienen junto con la diabetes. Muchas personas con diabetes tipo II también tienen el colesterol alto, triglicéridos altos y la presión arterial alta, y a menudo, sobrepeso u obesidad, que son factores de riesgo para las enfermedades del corazón.

Problemas oculares

La combinación de altos niveles de glucemia y la presión arterial alta en los diabéticos puede causar daño a los pequeños vasos sanguíneos del ojo. Cuando los vasos sanguíneos se dañan, se hinchan y permiten que el líquido se filtre en la retina. Esto provoca visión borrosa y eventualmente puede conducir a la ceguera. Los diabéticos también tienen más probabilidades de desarrollar cataratas y glaucoma, según el CDC.

Adormecimiento de los nervios

Niveles prolongados altos de glucosa en sangre pueden dañar las terminaciones nerviosas y los vasos sanguíneos que suministran sangre y oxígeno a los nervios. Cuando los nervios están dañados, las señales nerviosas pueden llegar a ser retrasadas, o detenerse por completo. Esto puede dar lugar a entumecimiento, debilidad o dolor en los brazos, manos, piernas y pies. El daño nervioso diabético, o neuropatía diabética, afecta al 50 por ciento de las personas con diabetes, de acuerdo con el CDC.

Consecuencias del daño a los nervios

El daño en los nervios de la diabetes puede causar la incapacidad de sentir dolor, calor y frío. Como resultado, los diabéticos pueden no ser conscientes de los cambios en la piel del pie, que puede conducir al desarrollo de úlceras en los mismos, callosidades e infecciones. Si el nervio vago, el nervio que controla el movimiento de los alimentos a través del tracto digestivo, se ve afectado, puede conducir a una condición llamada gastroparesia. La gastroparesia se caracteriza por un retraso en el vaciado del estómago y la acidez resultante, náuseas, hinchazón abdominal, pérdida de peso, falta de apetito y reflujo ácido.

Más galerías de fotos



Escrito por elle paula | Traducido por valeria b. rivas