¿Qué es DHA en las vitaminas prenatales?

El ácido docosahexaenoico (DHA) es un tipo de ácido graso omega-3. Se encuentra principalmente en el pescado y es importante para una variedad de funciones de salud en los adultos. Las mujeres embarazadas dependen de este componente para promover el desarrollo saludable del feto. De acuerdo con la Academy of Nutrition and Dietetics (Academia de Nutrición y Dietética), la mujer promedio sólo come 2 onzas de la cantidad recomendada de 8 a 12 onzas de pescado por semana durante el embarazo. Esta es la razón por la que los fabricantes de vitaminas prenatales cada vez ponen más DHA en sus productos.

DHA antes y después de la concepción

Los omega-3, como el DHA, son los llamados ácidos grasos esenciales porque sólo se pueden obtener de la dieta o de suplementos. El desarrollo del feto depende de la salud de la madre, y por eso es importante consumir la cantidad recomendada de DHA antes de la concepción y durante el embarazo. La American Pregnancy Association (Asociación Americana del Embarazo) recomienda tomar un suplemento de DHA que proporcione entre 300 y 600 miligramos por día durante por lo menos seis semanas antes de la concepción y durante el embarazo. La suplementación también debe continuar durante la lactancia.

Efectos en el desarrollo fetal

Cuando piensas en el aceite de pescado, podrías pensar en sus beneficios para el corazón. DHA es saludable para el corazón, pero mucho más para los fetos. El ácido graso garantiza el desarrollo apropiado del cerebro y promueve una mejor atención y prácticas de aprendizaje en el futuro. Es también responsable de la salud de los ojos, el desarrollo del sistema nervioso y la función inmune apropiada.

Problemas de pescado en la dieta

Dos desafíos considerables pueden presentarse cuando se trata de consumir suficiente DHA del pescado. En primer lugar está el hecho de que la mayoría de los estadounidenses no comen mariscos suficientemente saludables, ya sea por falta de acceso o dinero. Otro problema es la idea errónea de que comer pescado puede dañar al bebé. Ciertos tipos de pescados y mariscos, como el pez espada y el tiburón, tienen altos niveles de mercurio que pueden afectar negativamente al resultado de tu embarazo. Pero hay opciones más saludables que son altas en DHA y bajas en mercurio. La Academy of Nutrition and Dietetics (Academia de Nutrición y Dietética) recomienda comer 12 onzas por semana de anchoas, salmón o trucha de agua dulce. También puedes comer 6 onzas de atún por semana. Los suplementos de DHA aún pueden ayudarte a obtener este nutriente esencial sin consumir pescado.

Dónde encontrar los suplementos de DHA

Muchos nombres y marcas genéricas de vitaminas prenatales ya contienen DHA. Si un suplemento especial carece de DHA, o tiene menos de 300 miligramos, puedes considerar la compra de un suplemento adicional diseñado para mujeres embarazadas. Tu médico puede incluso prescribir una vitamina prenatal con DHA. Las opciones son numerosas, por lo que si eliges una versión de venta libre, puedes pedirle a tu médico que te recomiende una marca.

Otras importantes características de las vitaminas prenatales

DHA es sólo uno de los componentes a tener en cuenta en un suplemento. Las vitaminas prenatales contienen muchos de los mismos nutrientes que las multivitaminas para adultos, con unos pocos ingredientes en cantidades más grandes. Esto es así con el hierro, que previene la anemia durante el embarazo, así como con el yodo. Otro nutriente importante y a menudo pasado por alto es el ácido fólico. También llamado vitamina B-9, que protege el desarrollo cerebral y la médula espinal, especialmente durante las primeras etapas del embarazo. Kids Health recomienda 400 microgramos al día antes de la concepción y durante el embarazo. El ácido fólico se encuentra naturalmente presente en el zumo de naranja y los granos enriquecidos, pero incluso una dieta equilibrada puede no ofrecer suficiente. Asegurarte de que tu vitamina prenatal cuenta con DHA, ácido fólico y otros nutrientes vitales puede ayudar a asegurar un bebé saludable.

Más galerías de fotos



Escrito por kristeen cherney | Traducido por barbara obregon