Devociones y actividades para niños

Muchas familias cristianas creen que la fe es más que una actividad de una vez a la semana. Las oraciones, o momentos en que te centras en Dios y su palabra, se adaptan en la medida en que los niños escuchan más cosas en la iglesia y les provee de temas de conversación y de actividades que incorporan la fe durante toda la semana. Algunos materiales devocionales comerciales ofrecen sugerencias de actividades para los niños de acuerdo a su edad. Si haces tus propias devociones, o compras un devocional sin actividades, tendrás que complementarlo con actividades por tu cuenta.

Niños pequeños

Las devociones simples funcionan mejor en los niños pequeños. Considera leerles las lecciones y los libros de cuentos bíblicos hechos para la escuela dominical de los niños y para las clases del campamento cristiano de vacaciones. Canta canciones sencillas como " Jesus Loves Me" (Jesús me ama), "If You’re Happy and You Know It" (Si eres feliz y lo sabes) o "God is So Good" (Dios es tan bueno) para acompañar la devoción. Para involucrar activamente a tu pequeño en las devociones, al cantar puedes agregar movimientos con las manos o utilizar los dedos apuntando hacia arriba para señalar a Dios, cruzando las manos sobre el corazón para indicar amor, o aplaudiendo y saltando si la canción lo sugiere. Hacer manualidades sencillas, como una figura de un personaje bíblico a partir de un tubo de cartón y retazos de tela o decorar una maceta con calcomanías para darle una lección sobre las semillas, le ayudarán a tu hijo a recordar la lección.

Niños de primaria

Los niños de primaria pueden junto con la devoción, leer cuentos para niños o pasajes sencillos de la Biblia y participar en juegos de palabras relacionados con la lección. Tu hijo puede elegir leer pasajes o canciones de alabanza para cantar con la devoción y podría cerrar las actividades con oración. También puede disfrutar hacer trabajos manuales, como crear un diorama de una historia de la Biblia, decorar una caja para poner el dinero que donará a la iglesia o hacer pulseras de amistad para compartir con aquellos con los que hace oración.

Preadolescentes

Los preadolescentes pueden tomar parte activa en las devociones al leer partes de la lección, pasajes de las Escrituras y buscando más información en las fuentes de referencia bíblica como las concordancias, los diccionarios bíblicos y los comentarios. Si a tu preadolescente le gusta la música, podría cantar o tocar las canciones que tu familia escoja para acompañar la lección, o crear una canción original basado en el tema de la lección o del pasaje de la escritura. Puede poner los pies en acción y elegir un servicio o acción sugerida por la lección, como donar la ropa que ya no ya no usa y llevarla a un refugio para personas sin hogar o ayudarle a un vecino anciano a trabajar en el jardín. Anima a tu preadolescente a discutir la lección diciendo: "¿Qué significa esta historia para ti? ¿Cómo puedes poner en práctica ésta lección? "

Adolescentes

Tu hijo adolescente puede dirigir las devociones familiares una o dos noches a la semana o participar en devociones privadas como parte de su práctica de la fe. Podría estar de acuerdo en ser compañero de oración con alguien de su clase. Una escenificación familiar de una historia de la Biblia le arrojará un poco de luz sobre ésta; además tu hijo podría querer escribir el guión. Los proyectos de servicio ofrecen medios prácticos para poner muchos temas de devoción en práctica, como ser voluntario para distribuir alimentos para una lección sobre alimentar a los hambrientos o unirse a un viaje misionero de jóvenes que se enfoque a la difusión del Evangelio.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn rateliff barr | Traducido por francisco roca