Devocionales para niños con actividades

Puedes compartir diariamente tu fe con tus hijos a través de actividades y meditaciones para niños. Algunos recursos de devocionales infantiles traen sugerencias para realizar actividades y manualidades, y otros recursos piden que seas tú quien los cree. Si tu hijo asiste a la escuela dominical, pregúntale a la maestra cuál es su devocional favorito que contenga actividades, o pregúntale si el currículum de la escuela dominical contiene un material enriquecido que podrías usar en tu hogar.

Cómo encontrar y usar un devocional

Existe mucho material para hacer los devocionales para niños. Las tiendas cristianas tienen devocionales infantiles, y las páginas web como Truth for Kids (Verdades para niños) y Heaven’s Inspiration (Inspiraciones del cielo) tienen devocionales y actividades gratuitas. También, puedes adaptar las lecturas de una Biblia para niños como devocionales para el hogar. Si el devocional que tienes no incluye actividades, puedes hacer preguntas sobre la historia o animar a tu hijo a que vuelva a contarla usando imágenes que la acompañen. No te preocupes si tu hijo no cuenta todos los detalles. Pon énfasis en los puntos más importantes de la lección. A medida que tu hijo crezca, puedes preguntar qué otras opciones tenía el personaje y por qué actuó de la forma en que lo hizo.

Manualidades para los devocionales

Las manualidades que acompañan al devocional brindan una manera efectiva de reforzar la historia y ayuda a que tu hijo recuerde la lección más adelante. Por ejemplo, una meditación acerca del Buen Pastor podría incluir ovejas de papel, un títere del Buen Pastor, una maqueta de un redil de ovejas o un pastorcito. Una meditación sobre el amor podría incluir imágenes de una familia y amigos que tu hijo ama, corazones de papel o un pergamino que contenga versículos bíblicos sobre el amor. El libro “Bible Crafts and More for Ages 2-4 (Manualidades bíblicas y más para los niños de 2-4)” contiene sugerencias de manualidades, preguntas para la meditación y versículos sugeridos de la Biblia que puedes adaptar para niños más grandes cuando tus hijos tienen 2 a 10 años de edad. El “Nelson’s Annual Children’s Ministry Sourcebook 2004 (El libro de consulta anual de Nelson sobre el Ministerio del Niño 2004)” viene con ideas para hacer manualidades y un CD que puedes usar junto con la meditación. Muchos de los libros de actividades bíblicas para niños contienen sugerencias para manualidaes, puzles, juegos y páginas para colorear para usar con la meditación.

La oración

La oración siempre es el agregado ideal a las devociones. Puedes pedirle a tu hijo que haga la oración para terminar con la meditación para señalar el final de tu momento de devoción y para ayudar a tu hijo a que se habitúe a orar en voz alta. Pregúntale a tu hijo si tiene algún amigo o familiar por quien le gustaría orar, como por ejemplo por alguien que está enfermo o pasando por una situación difícil. Anima a tu hijo que comience agradeciendo a Dios por sus bendiciones, tal como la Biblia, la familia, los amigos, el hogar y los alimentos.

Memorización

Niños de hasta 3 años pueden memorizar versículos bíblicos simples, como por ejemplo “Da gracias a Dios porque él es bueno” o “Protégeme oh Dios, porque en ti confío.” Si la meditación no tiene un versículo de memoria, resume la lección en 10 palabras o menos que tu hijo pueda repetir varias veces hasta que logre aprenderla. Además, puedes enseñar las Escrituras y las verdades bíblicas a través de canciones, en especial canciones que usan señas o el American Sign Language (Lenguaje de señas americano). Repasa un versículo nuevo durante varias semanas seguidas para que quede impregnado en la memoria del niño.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn rateliff barr | Traducido por liz mancilla